Embajada de Venezuela pone a circular libro sobre Juan Bosch de Diómedes Núñez Polanco
Por Mayra J.Contreras
 
 Eliades Acosta, Matías Bosch, el embajador Alfredo
 Murga Rivas, Diómedes Núñez Polanco y Francisco Centeno.
 
 
 
 
 
 

Con motivo de la celebración del “Día  de la Milicia  Nacional y del Pueblo en Armas”, la  embajada de Venezuela, junto a la “Fundación Juan Bosch”, puso en circulación dos obras literarias. Los títulos de las publicaciones son  “Cuentos venezolanos de Juan Bosch”, de Diómedes Núñez Polanco y “Vivencias del 4 de febrero”, de Francisco Centeno, Ministro Consejero de la misión venezolana.

La actividad estuvo encabezada por el embajador de Venezuela en el país, Alfredo Murga Rivas; Matías Bosch, presidente de la fundación; los escritores Núñez Polanco y Centeno, así como Eliades Acosta, quien tuvo a su cargo la presentación del libro “Vivencias del 4 de febrero”.

En el prólogo de la obra, Murga Rivas destacó: “El 4 de febrero de 1992 dividió la historia contemporánea de Venezuela, con un hecho que significó  la respuesta de toda sociedad frustrada, engañada por una clase dirigente que se mostraba incapaz de satisfacer la emergencia nacional de justicia y bienestar”.

En el prefacio, el Mayor Francisco Centeno, autor expresó que esperó 20 años para “recopilar valiosas informaciones, suficientemente analizadas, para exponer con claridad y certeza los diferentes sucesos, los cuales espero sirvan para disipar dudas a las nuevas y futuras generaciones”.  

 
Francisco Centeno Ministro Consejero de la misión venezolana,
Diomedes Núñez Polanco, autor del libro, “Cuentos venezolanos
de Juan Bosch” y Domingo Núñez Polanco, Sec. Gral.
Movimiento 30 de Junio, hablan para la prensa.
 A continuación las palabras pronunciadas por Diomedes Núñez Polanco, en la presentación de su libro “Cuentos venezolanos de Juan Bosch” en la sede de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela.

SEÑORAS  Y  SEÑORES:

Quiero  iniciar mi participación   en  este  significativo  y  hermoso  acto,  agradeciendo  de  manera  entusiasta,  a  la  Embajada  de la  República  Bolivariana de  Venezuela  en  nuestro  país,  a  su embajador, el señor Alfredo Murgas Rivas, el  honor  de   incluir  la  presentación  de mi   libro, Los  cuentos  venezolanos  de  Juan  Bosch, junto a  la obra Vivencias del 4  de  Febrero,  del  Ministro Consejero  Francisco Centeno,   en el marco de las   celebraciones  del    X  aniversario de  la liberación  del  presidente  Hugo  Chávez.  

Un 11 de abril,   fue   apresado Chávez en  un  intento fallido  de  golpe   de  Estado, por parte  de   las  fuerzas  enemigas    del progreso  y  la libertad, que  allá y en cualquier  parte  del mundo  son  las mismas.

Quiero agradecer a  la  Fundación  Juan  Bosch, especialmente  a Matías  Bosch,  su  vice-presidente ejecutivo,  por  su interés de  publicar   el   ensayo sobre  los  cuentos  de  Juan  Bosch,  relacionados  con  la  historia  política de  Venezuela y  las  luchas de  su bravo pueblo  hermano,  en  favor  de la  libertad,  la  democracia  y  la justicia.

Aprovechamos  la ocasión  para   sumarnos a los  ciudadanos, gobiernos y pueblos, incluidos los dominicanos, que solidariamente  expresan  sus   votos  en  favor  de la  pronta  recuperación  del presidente    Chávez. Confiamos que  esta vez, como en tantas otras, volverá  a  vencer.

El  mes  de abril  es   el  corazón  mismo  de la primavera. ¿Sera  por  ello que  se producen   en  su  transcurrir, acontecimientos que  renuevan  la   esperanza de la  humanidad? 

En  Europa, crecía,  en  abril de   1976, la  revolución  de los  claveles en   Portugal para  liberar  a  ese  pueblo  de  la  larga dictadura; ya  antes,  en esa  extensión de   abril, que  es el  mayo  primaveral, se  habían  incendiado de sueños, con el mayo del 1968, las   calles  de Paris y  de otras  capitales  emblemáticas  del  mundo.  

En  República  Dominicana tenemos nuestro  abril, el  de  1965  , que  de  movimiento  cívico-militar  para  reinstaurar  la  Constitución  mancillada y a un presidente democrático (Bosch) visionario y honesto, se  transformó  en  revolución  constitucionalista   y,  casi  inmediatamente después,  en  Guerra  Patria, en  defensa  de la soberanía  usurpada

 
Al centro el embajador de la República bolivariana de Venezuela
Alfredo Murga Rivas y Lic. Domingo Núñez Polanco, Secretario
General del Movimiento 30 de Junio posan para la prensa.

Bosch fue además, maestro  del  arte de  escribir cuentos; en Caracas, García Márquez tomó un curso con él, sobre el  tema. Sus cuentos venezolanos, La muchacha de la Guaira, El hombre que lloró y La mancha indeleble, su último cuento, son muestra del respeto y apego que Bosch sentía por sus raíces latinas.

En  su  obra  está  la  riqueza  del  Caribe,  la multiculturalidad, interculturalidad,  los  matices, de  ese  gran  Caribe,  desde donde se esparció la semilla de una nueva cultura mezclada, a todo un continente. 

Hoy, cuando celebramos   el bicentenario de las  independencias    latinoamericanas, han vuelto  a  despertar  los sueños  de   Bolívar, ese  que un día,  a través de la pluma de Neruda declarara:  «Despierto cada cien años Cuando despierta el pueblo».

En su momento, Martí había relatado:

… un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos yolorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo.

 
 
Mayor Francisco Centeno, Ministro Consejero de la misión
venezolana, autor del libro “Vivencias del 4 de febrero”.

Bosch fue siempre  un hombre  de rupturas; a propósito del libro Indignaos de Stéphane Hessel,  podríamos  considerarlo el primer   indignado de la  historia  literaria  Dominicana. Hessel ha escrito además, Comprometeos, lo cual nos hace reflexionar en la idea de  que Bosch no sólo se indignó: dio un paso al frente, puso manos a la obra de transformar la realidad. Aquí, nuestro tributo a su obra y su pensamiento. 

Se  indignó Bosch  frente  a  la  pobreza, la  explotación  de  su pueblo,  la miseria, la que   represento  en sus  cuentos  y primeros  textos, la  violencia  intra-familiar,  fue indignado  en  Rio  Verde, frente  a la  explotación de los  campesinos  y labriegos    de las  fincas.  Con  25  años  sufrió   encarcelamiento  en la penitenciaria de  Nigua y  en  la  Torre  del  Homenaje  de la  Fortaleza  Ozama.

Los cuentos venezolanos, son parte de su legado de indignación por la discriminación, la   xenofobia, el terror  y  la anulación de culturas, de manos de la colonización. 

Bosch  fue muchas  cosas, fue  profundamente duartiano,  martiano y hostosiano.

Su estrecha relación con Venezuela, hace de Bosch un ciudadano bolivariano: vivió en Venezuela, escribió en y sobre Venezuela y para niños venezolanos. Apreciaba al actual presidente venezolano, la estimación de Chávez hacia Bosch, queda manifestada en la carta que el actual presidente venezolano  envió a doña Carmen Quidiello de Bosch, la cual aparece  en el texto del libro. A la entrada de la casa de Bosch, en Santo Domingo,  un Chávez aun no elegido presidente, expresó:

Ahora he venido como candidato, la otra visita será como presidente de la República…

Así fue, volvió convertido en presidente. Don Juan estaba enfermo y al despedirse Chávez, se dirigió a Bosch con estas palabras: 

Salve, Juan   Bosch, Capitán  de  todos los tiempos.

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: