Compromiso y voluntad generan cambio en comunidad de Bonao

  PROYECTO COMUNITARIO IMPACTA ÁREAS COMO LA EDUCACIÓN, LA SALUD Y LA AGRICULTURA
  El compromiso y la voluntad pueden suscitar grandes cambios, si un grupo de personas decide apegarse a estos valores para transformar la realidad de sus vidas. Esta es la principal enseñanza que los moradores de la comunidad de El Caribe, Bonao, han obtenido en los últimos nueve años.
  Y es que hasta el 2002, la comunidad de El Caribe era una de las más pobres, no solo de la provincia Monseñor Nouel, sino de toda la región norte. Pobreza que acarreaba consigo altos niveles de violencia y delincuencia, así como unos bajos niveles educativos, con una deserción estudiantil de 39% y un ausentismo de un 70%.

  Esta situación, unida a los bajos indicadores de salud, de acceso a agua potable, vivienda digna y de ingreso y empleo muy por debajo de las normas aceptables según Naciones Unidas, conmovieron el corazón del empresario tabacalero Carlos Fuentes, quien decide ayudar a mejorar las condiciones de vida de los moradores de la comunidad. Para esto, realiza una alianza con el Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI) e inician el proyecto comunitario Cigar Family. Y de la mano de este proyecto se funda en el año 2006 el Centro de Formación Integral Cigar Family.

  Transformación
  “Con este proyecto se demuestra que sí se puede lograr la transformación en la población, si se brinda a la comunidad educación y mejoría en las condiciones de vida. A mi casa venían personas a pedir para poder comer. No se podía trabajar porque había huelgas todas las semanas. Ahora, con las acciones logradas a través del proyecto comunitario y del Centro de Formación Integral Cigar Family (CFICF), esta es una de las comunidades más tranquilas de la región, con fuentes de empleos para sus moradores y educación de calidad para los niños y adolescentes”, expresa Fuentes.
  David Luther, director ejecutivo del IDDI, expresa que El Caribe era una comunidad con poca vocación solidaria,  poco interés en la educación, desintegración familiar y un sentir de dependencia y paternalismo generalizado. “Aquí no existía cultura de diálogo”, afirma.
  Pero esta realidad se ha ido transformado desde el inicio del proyecto, que es un modelo internacional de colaboración entre el Estado, el sector privado, la sociedad civil, los miembros del Cigar Family y las organizaciones comunitarias locales.
(+)
  SOBRE EL CENTRO DE FORMACIÓN INTEGRAL

  Rosanna Sirí, coordinadora general del proyecto, indica que el Centro de Formación Integral cuenta con 450 estudiantes de pre-escolar a 4to de Bachillerato, además de 5,620 jóvenes que participan en las actividades complementarias.
  Ofrece una educación integral, que incluye la formación técnica, el dominio de inglés y francés, clases de arte y artesanía y la práctica de deportes variados.
  Entre los logros obtenidos en materia educativa se encuentran los siguientes:
  Las dos promociones de graduados del Centro de Formación Integral Cigar Family se han inscrito en universidades de su preferencia.
  El proyecto fue el primer ganador del reconocimiento del Pacto Global de Naciones Unidas.
  Las calificaciones más altas del país en las evaluaciones del Ministerio de Educación.
  El promedio más alto de las promociones de graduación a escala regional (cuatro años consecutivos).
  Tasa de deserción escolar de 0%.
  Tasa de ausentismo de menos del 2%.

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: