Los negocios. Durante el taller sobre la diáspora dominicana en Estados Unidos se estableció que en 1990 se calculaba que la ciudad de Nueva York le había dado cabida a casi 20 mil negocios de dominicanos.
Los dominicanos residentes en Nueva York, Estados Unidos, controlan áreas importantes del comercio y los servicios y se convirtieron en    2010 en el grupo étnico más numeroso.
Tienen inversiones en periódicos, televisión, salones de belleza, taxis gitanos, supermercados, industrias y otras áreas dinámicas de la economía local.
Según Luis Núñez, presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS) y Rafael Emilio Yunén, director del Centro León, los dominicanos residentes en Nueva York y sus descendientes se han insertado en la sociedad norteamericana.
Esas consideraciones fueron emitidas por Luis Núñez y Rafael Emilio Yunén durante un taller titulado diálogo abierto en el Centro León donde se estudió la migración dominicana a los Estados Unidos.
 Núñez, quien tiene empresas en Nueva York y Santiago, reveló que los migrantes dominicanos tienen inversiones en más de 20 mil negocios.
“Controlan más de 20 mil negocios y son propietarios del 70%  de las bodegas hispanas en Nueva York”, afirmó Núñez.
En su ponencia titulada ‘La diáspora dominicana hacia los Estados Unidos y su impacto en la economía nacional: una apuesta a las oportunidades de Codesarrollo’, Núñez informó que los migrantes dominicanos poseen el 90% de los “taxis gitanos” y el 70  de las bodegas hispanas.
“Los dominicanos son propietarios de tres cadenas de supermercados, tres periódicos, dos televisoras y tienen una gran vocación de ahorro”, aseguró Núñez.
En el taller se analizó como los migrantes criollos se insertaron en la sociedad norteamericana, crearon miles de microempresas y establecieron los denominados negocios “Networkin”.
«Nos hemos insertado, declaró Núñez, en el mundo de la política de los Estados Unidos”.
Citó el caso del congresista Adriano Espaillat y de otros jóvenes políticos dominicanos que ocupan puestos importantes en Nueva York y New Jersey.
En el taller se habló de las posiciones técnicas y profesionales que ocupan dominicanos en los Estados Unidos, como directores de hospitales, universidades, ejecutivos empresariales y otros.
Se analizó el comportamiento de las visas otorgadas por el consulado de los Estados Unidos en el país y se presentaron las últimas cifras.
Según las cifras publicadas, los Estados Unidos otorgaron en el  2003, un total de 203,702 visas de no inmigrantes.
 Oportunidades.  Rafael Emilio Yunén, geógrafo y director del Centro León, destacó las oportunidades que existen para que los migrantes inviertan en el país.
Las medidas fundamentales que se pueden tomar para que los migrantes puedan invertir son turismo, salud, clusters agropecuarios e inversión en empresas tecnológicas.
Además, en la incorporación de la diáspora al desarrollo político nacional, desarrollo de organizaciones que unen a los diferentes grupos de interés.
Y definición de una política exterior hacia la integración de la diáspora en el desarrollo del país.
Yunén destacó que a partir de 2010, los dominicanos residentes en Nueva York ya ocupan el primer lugar de todos los grupos étnicos que residen en ese estado.
“En el caso particular de la ciudad de Nueva York, dijo Yunén, los dominicanos ya han superado en número a todos los otros grupos, incluyendo a los puertorriqueños, y se han convertido en la población hispana latina más grande de la Gran Manzana».
Según Yunén, la mayor concentración de dominicanos en los Estados Unidos se encuentra en  Nueva York.
“Pero también se ha dispersado por los estados de New Jersey, Florida, Massachusetts, Rhode Island, Pennsylvania y Connecticut. En todas las regiones de Estados Unidos se encuentran otros pequeños grupos de dominicanos residentes”, aseguró.
En el taller celebrado en el Centro León, se estudió el mejoramiento en el nivel educativo de los dominicanos en Nueva York.
 La educación.  Yunén indicó que en el 2000, “el nivel educativo general de los dominicanos en Estados Unidos estaba entre los más bajos, pero que en 2010, los hijos de los dominicanos en los Estados Unidos incrementaron su posición en cuanto a la posesión de un título profesional, llegando a superar a los hijos de mexicanos y centroamericanos en la ciudad de Nueva York”.
“La segunda generación de dominicanos parece estar acumulando grandes cantidades de capital humano, aumentando rápidamente su nivel educativo”, manifestó Yunén.
“Las perspectivas de futuro, insistió, lucen brillantes para los dominicanos en los Estados Unidos”.
Citó un estudio del Dominican Studies Institute de CUNY donde se revela que el 82% de los dominicanos residentes en Nueva York posee una cuenta en un banco o institución mutualista de crédito.
“No obstante, la mayoría de ellos no utiliza efectivamente los servicios financieros formales que están disponibles”, dijo.
“Y aquellos que contestaron que no tenían cuenta en los Estados Unidos, 17%, afirmó Yunén, respondieron sin embargo que sí tenían cuenta en los bancos de  la República Dominicana.
Los ingresos.  En el taller sobre la migración dominicana a  los Estados Unidos surgieron diversas estadísticas sobre sus condiciones de vida.
Por ejemplo, en el  1999 el ingreso familiar per cápita anual de la población dominicana en los Estados Unidos era de 11,055 dólares, lo que representaba la mitad del ingreso familiar per cápita promedio de los Estados Unidos en ese año.
En el  2000, la tasa de pobreza entre los dominicanos residentes en Nueva York era de 32%.
“Esa era la mayor tasa de pobreza de todos los grupos étnicos y raciales en Nueva York”, expresó Yunén.
De acuerdo a las estadísticas presentadas por Rafael Emilio Yunén, en 1980 la mitad de la fuerza laboral dominicana en Nueva York estaba concentrada en la manufactura, pero cayó a un 25.7% en 1990 y luego pasó a un 12.4%  en el  2000.
“En el año 2000, indicó Yunén, solamente el 17%  de la población en los Estados Unidos tenía ocupaciones gerenciales, profesionales y técnicas”.
“Sin embargo, se ha determinado que las empresas manufactureras que son propiedad de inmigrantes dominicanos en Nueva York se concentran en el procesamiento de comestibles y la confección de ropa”, afirmó.
“La comunidad empresarial dominicana en Nueva York siempre ha sido calificada de próspera, dinámica y creadora de iniciativas que han producido el desarrollo de una vigorosa economía étnica”, aseguró Yunén.
 Los negocios.  Durante el taller sobre la diáspora dominicana en los Estados Unidos, Yunén estableció que “en 1990 se calculaba que la ciudad de Nueva York le había dado cabida a casi 20 mil negocios propiedad de dominicanos”.
“Los líderes de esta clase empresarial han alcanzado posiciones como propietarios o miembros de instituciones financieras importantes, algunas con sucursales en República Dominicana”, insistió.
 Yunén afirmó que la economía étnica dominicana también tiene negocios informales e ilegítimos, pero no son los que caracterizan a toda la comunidad empresarial dominicana.
Rafael Emilio Yunén y Luis Núñez coincidieron en establecer que la mayoría de las empresas dominicanas en Nueva York están dedicadas al procesamiento de comestibles y la confección de ropa.
“La mayoría de las empresas de servicio que son propiedad de inmigrantes dominicanos, concluyeron, tienen cuatro características que son servir a proveedores de alimentos, de servicios étnicos, intermediación local y servicios de intermediación binacional”, manifestaron.
Las remesas
Durante el desarrollo del taller se analizaron los prejuicios de la sociedad dominicana contra los migrantes a los Estados Unidos.
Luis Núñez dijo que todavía hay muchos prejuicios que califican a los migrantes como personas sin esperanza, relacionados con drogas y establecen que el origen de sus capitales es ilegal.
“Todavía existen muchos prejuicios en la sociedad dominicana que dañan a los migrantes”, aseveró Núñez.
Sin embargo, destacó el aporte de la comunidad dominicana en Nueva York a la economía de este país. Según los datos aportados por Núñez, los migrantes a los Estados Unidos han aportado más de 25 mil millones de dólares a la economía dominicana en los últimos 20 años.
Citó datos del Banco Central de la República Dominicana que revelan que en 1998, enviaron 1,326 millones de dólares, en 2008, un total de 3,221.5 millones y en el 2009, las remesas sumaron 3,041.50  millones de dólares.
En el taller se habló sobre las remesas en especie que se envían de los Estados Unidos a la República Dominicana, que movilizan cientos de millones de dólares para beneficio de familias pobres.
Pero, quedó de manifiesto que las remesas en especie no se han contabilizados  y que las autoridades desconocen la cantidad exacta.
Núñez reveló que en Puerto Plata existen 37 empresas de Shopping que se encargan de traer al país cientos de pacas y cajas que contienen alimentos, ropas y electrodomésticos para las familias dominicanas.
Escrito por: ESTEBAN ROSARIO
Periodico Hoy