Leonel con el Rey y con el Presidente de España
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com
Es una lástima que en este mundo político y diplomático las ocurrencias más importantes de los jefes de Estado queden embargadas para la historia.
Más aún si hay un periodista de testigo. Pero embargado también por la obligatoria discrecionalidad diplomática.
Porque de no ser así ya estaría contándoles algunas cosas inolvidables de las visitas que hizo ayer Leonel Fernández al presidente Mariano Rajoy y a SM el rey, don Juan Carlos, en las que me correspondió acompañarlo como embajador aquí en España.
Tal vez estaría narrando la forma tan cariñosa, paternal podría decirse, en que el Rey recibió a Leonel, como lo abrazó y le pasó cariñosamente la mano por el pelo, algo inusual en un protocolo tan riguroso como el de Zarzuela, donde todo está meticulosamente medido y estudiado. Pero lo más sintomático del respeto y la distinción del Rey al Presidente dominicano fue algo que bajo ninguna circunstancia podía pasar inadvertido para nadie que conozca las interioridades de la Zarzuela: Don Juan Carlos se hizo acompañar de su hijo don Felipe, Príncipe de Asturias y heredero al Trono, en una larga conversación que se prolongó por más de una hora y que abarcó los principales temas de la política y la economía mundial.
A no ser por las limitaciones que le imponen a uno estos cargos y por la condición tan especial en que me encontraba allí acompañando a nuestro Presidente, tal vez podría decirles también las extraordinarias palabras de cariño y admiración pronunciadas tanto por el Rey como por el Príncipe a Leonel Fernández.
Y probablemente también tendría libertad para comentar las grandes preocupaciones mostradas por el Rey y por Felipe frente a los acontecimientos políticos de América Latina, en especial por la violencia de Centroamérica y en particular por las ocurrencias del Paraguay con la destitución congresional del presidente Fernando Lugo.
Más aún, tendría también la oportunidad de no impedírmelo la condición de embajador de narrar aquí la forma en que Leonel fue capaz de impresionar a sus interlocutores con sus conocimientos y explicaciones sobre la crisis global, la situación económica y financiera norteamericana, los alternativas que tiene América Latina y particularmente sobre la influencia que ha tenido en la crisis alimentaria la especulación en los mercados de futuro, la burbuja inmobiliaria y las distorsiones que todo esto viene provocando en la economía mundial.
…Y el príncipe Felipe
No les puedo contar, y es una verdadera pena, la participación del príncipe Felipe en esta audiencia que tan generosamente concedió su padre al Presidente dominicano. Pero sí puedo decir que de entrada don Felipe reiteró que el próximo 16 de agosto estará en nuestro país representando al Reino de España en los actos de juramentación de Danilo Medina como Presidente de la República.
A propósito, nada me impide contar, por asuntos de simple cortesía, la felicitación tan efusiva tanto del Rey como del Príncipe a la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández, que acompañaba a su esposo en ese encuentro.
Como si la conociesen de toda la vida, sus majestades hablaron a la Vicepresidente Electa sobre el recién pasado proceso electoral y la felicitaron por su elección, además de desearle éxitos en su gestión de cuatro años.
La presencia del príncipe Felipe en esa audiencia sorprendió a todos, incluyendo a los periodistas destacados permanentemente en la Zarzuela, porque su agenda marcha separada a la del rey y sólo en circunstancias muy especiales que congregan a la Familia Real y en ocasiones muy singulares, se juntan para recibir a un jefe de Estado extranjero.
Mucho más en esta ocasión, por tratarse de una visita de cortesía del mandatario dominicano para despedirse del rey a semanas de dejar el poder.
La audiencia estaba programada para 15 minutos, y se prolongó por mucho más de una hora.
La reunión con Rajoy
Seis horas antes de su audiencia con el rey, el presidente Fernández fue recibido en el Palacio de Moncloa por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La reunión estaba programada para durar media hora, pero se prolongó por una hora y media.
Los dos presidentes se extendieron en consideraciones sobre la crisis europea y hablaron sobre las fórmulas que se plantean para encararla en el concierto de los países de la Zona Euro.
Rajoy mostró optimismo ante las buenas perspectivas que existen en este momento para aligerar un poco el peso que padece la sociedad española. En particular se refirió a los buenos augurios y las señales que se empiezan a recibir al conocerse que al cerrar el mes de junio España recuperó cien mil plazas de trabajo. Es decir, el paro ha descendido en España en las últimas semanas de forma importante.
Hablaron sobre las perspectivas que existen en el plano del intercambio dominico-español sobre todo en materia de Educación, y discutieron la posibilidad de ampliar los convenios existentes y de establecer otros en el ámbito del desarrollo humano.
Tanto el Rey como el Príncipe de Asturias y el Presidente del gobierno de España demostraron no sólo guardar un profundo cariño y respeto por la República Dominicana, sino también, en particular, por el presidente Leonel Fernández y por su esposa Margarita.
!…Ay, si pudiera yo decir! Seguro se murieran del pique algunos periodistas y politiqueros que no le perdonan a Leonel ser un líder de esa dimensión. 

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: