Oliver Stone: «Hay una revolución en marcha» en América Latina

«Al sur de la frontera», llamó a su última creación el cineasta estadounidense Oliver Stone. Y con su película cruzó, precisamente, hacia el sur para asistir a una semana de estrenos en distintas ciudades latinoamericanas.
Oliver Stone y Evo Morales

Oliver Stone y Evo Morales durante la presentación de «Al sur de la frontera» en Cochabamba.
La cinta indaga en el resurgimiento de los movimientos políticos y el pensamiento de los líderes del «progresismo» allende el Río Bravo, la línea divisoria entre Estados Unidos y América Latina.
Crítico de la política exterior de su país y de su afán «imperialista» -según él mismo lo ha definido-, Stone fue recibido en la ciudad boliviana de Cochabamba por el presidente Evo Morales, quien acompañó el estreno promocional del documental ante una audiencia de más de 3.000 personas.
Según Morales, la cinta permitirá ver la otra cara de Latinoamérica, la que «oculta la gran prensa que representa los intereses del imperio».
El boliviano se mostró sorprendido de su aparición en celuloide, con una entrevista realizada en enero de 2009. Fue durante una visita de Stone a La Paz, cuando el cineasta apareció mascando hojas de coca junto al líder indígena.
«He puesto mi corazón en esta película y espero que esté a la altura de la dignidad del pueblo boliviano», dijo Stone, quien considera que en América Latina hay «una revolución en proceso».
Antes, el documental pasó por Ecuador, Venezuela y Brasil, y luego seguirá camino a Paraguay y Argentina. Una auténtica gira regional para exhibir en pantalla grande lo que el cineasta ha denominado «un testimonio sobre la nueva esperanza latinoamericana».

Siete presidentes

Fernando Sulichin y Evo Morales

El productor argentino Fernando Sulichin junto a Evo Morales.
La idea de «Al sur de la frontera» (título original: «South Of The Border«) surgió tras la participación de Stone en una misión humanitaria a Colombia en 2007, para negociar con las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) la liberación de rehenes.
Allí, el productor argentino Fernando Sulichin -responsable de dos documentales de Stone sobre Cuba: «Comandante» y «Buscando a Fidel»- le propuso indagar en los procesos de transformación que están en marcha en la región.
Así, Stone armó un producto cinematográfico que mezcla material de archivo con filmaciones propias e imágenes tomadas de la TV a ambos lados de «la frontera» entre Estados Unidos y Latinoamérica, con un guión que construye una mirada sobre la evolución política a partir de la figura del presidente Hugo Chávez.
Desde la «revolución bolivariana» de Venezuela, Stone se embarcó en un viaje por otros países y puso el ojo y la lente sobre un puñado de líderes democráticamente electos, desde Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil, a su par ecuatoriano Rafael Correa, del cubano Raúl Castro a Néstor Kirchner en Argentina.
Con siete de ellos, filmó charlas informales que aparecen en la película para darles voz y contrarrestar la «criminalización» de la izquierda que -según Stone- se hace en Estados Unidos a través de los medios de comunicación.
«Basándonos en nuestra experiencia en Irak, los estadounidenses debemos cuestionarnos el rol de los medios, que demonizan a los líderes extranjeros transformándolos en enemigos. Las consecuencias pueden ser brutales», declaró el cineasta.

«Chavista» y parcial

Por su filme y sus dichos, el director ha sido criticado por voces del gobierno estadounidense y ha sido tildado de «chavista» incondicional.
Tanto por la prensa europea como estadounidense, (Chávez) es visto como un monstruo y como una pesadilla. (Pero) queríamos ver a sus vecinos. Entrevistamos a siete presidentes vecinos que son parte de ese proceso de transformación social
Oliver Stone, cineasta
En Venezuela, la exhibición de la cinta generó reacciones entre grupos opositores, que acusaron a Stone de «comunista norteamericano» y denostaron su uso del cine para «dejar mal parada» a su propia nación. Otros, en tanto, reclamaron que el documental cuenta un solo lado de la historia y no da espacio a quienes critican el progresismo vigente.
«Tanto por la prensa europea como estadounidense, (Chávez) es visto como un monstruo y como una pesadilla. (Pero) queríamos ver a sus vecinos. Entrevistamos a siete presidentes vecinos que son parte de ese proceso de transformación social», se excusó Stone, al justificar la exclusión del punto de vista opositor en el filme.
Según el cineasta, la «otra mirada» es de todos modos conocida en Estados Unidos, porque es la única que –a su juicio- retratan los medios.

Honores

Oliver Stone y Hugo Chavez

Hugo Chávez y Oliver Stone durante la premiere de «Al sur de la frontera».
La llegada de «Al sur de la frontera» a Bolivia fue también ocasión para que Cochabamba condecorara al estadounidense como ciudadano ilustre.
Según informó la alcaldía cochabambina a BBC Mundo, las razones por las que el estreno se realizó en esta localidad, del centro del país, fueron «totalmente personales, una elección del director basada en su interés por la historia local».
Para la exhibición se acondicionó el Coliseo de la Coronilla, un gran gimnasio que por una noche tuvo pantalla gigante y equipo de sonido especial.
Antes de su gira latinoamericana, la película fue exhibida en Nueva York y en la célebre Mostra de Venecia, con la presencia del mismo Chávez.
Stone, director de grandes títulos biográficos como «JFK» o el documental «W» sobre George Bush, ha sido galardonado con el Oscar en tres ocasiones, por «Nacido el 4 de julio» (1989), «Pelotón» (1986) y «Expreso de medianoche» (1978).
Valeria Perasso
BBC Mundo, Cono Sur

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: