Saramago .»Los desaparecidos y la flor más grande»homenaje a dos años de la partida …

Hace  dos años leíamos …….

Se va Saramago, el hombre que nos previno contra una destructora epidemia de ceguera. Y en estos tiempos su adiós parece un símbolo. El primer Premio Nobel que recibió la lengua portuguesa ha sido un referente para toda la izquierda del planeta. Afiliado al Partido Comunista, y a pesar de sus éxitos literarios, Saramago no dejó jamás de implicarse en todos los asuntos sociales y políticos. Quizá por su activismo eligió como compañera desde hace 25 años a la también periodista sevillana Pilar del Río. España y Portugal unidos en un matrimonio que a Saramago le habría gustado llevar hasta el altar de lo político.”El hombre que se atrevió a decir no”, ése podría ser un buen epitafio para él. En estos tiempos en los que, más que nunca, nos obligan a decir que sí.

Fundación José Saramago – 18/Junio/2010

* “Si la literatura pudiera cambiar el mundo, ya lo habría hecho”*

 

 

Saramago  los desaparecidos y la flor más grande

 El homenaje de canal 7 la tv pública, al escritor José Saramago, con fragmentosde una charla durante su visita en el año 2007 y el cuento animado en video de «La Flor más Grande del Mundo», tan grande como el talento y la calidad del escritor
 

 TRES POEMAS DE SARAMAGO

 

 Retrato do poeta quando jovem, «Os poemas possíveis», 1981 

Hay en la memoria un río donde navegan 
los barcos de la infancia, por arcadas 
de ramas inquietas que despegan 
sobre las aguas las hojas curvadas. 

Hay un golpear de remos acompasado 
en el silencio de la tersa madrugada, 
olas blancas se hacen a un lado 
con el rumor de la seda arrugada. 

Hay un nacer del sol en el sitio exacto, 
en el momento que más cuenta de una vida, 
un despertar de los ojos y del tacto, 
un ansiar de sed no abolida. 

Hay un retrato de agua y de quebranto 
que irrumpe del fondo de esta memoria, 
y todo lo que es río abre en el canto 
que cuenta del retrato una vieja historia. 


 
                         
Poema à boca fechada, «Os poemas possíveis», 1981

No diré:
que el silencio me sofoca y me amordaza.
Callado estoy, callado quedaré,
ya que la lengua que hablo es de otra raza.

Las palabras consumidas se acumulan,
se contienen, cisterna de aguas extinguidas,
penas ácidas en limos transformadas,
fondo vaciado con raíces torcidas.

No diré:
que ni siquiera el esfuerzo de decirlas merecen,
palabras que no digan lo que sé
en este retiro en que no me conocen.

Ni sólo lodos se arrastran, ni sólo limos,
ni sólo animales flotan, muertos, miedos,
turgentes frutos en racimos entretejidos,
en el negro pozo desde donde suben dedos.

Sólo diré,
crispadamente recogido y mudo,
que el que se calla cuando me callé
no podrá morir sin decirlo todo. 



                       Na ilha por vezes habitada, «Provavelmente alegria», 1985. 

En la isla a veces habitada de lo que somos, hay noches, mañanas y madrugadas
en que no necesitamos morir.
En ese momento sabemos todo lo que fue y será.
El mundo se nos aparece explicado definitivamente y entra en nosotros una gran serenidad,
y se dicen las palabras que la significan.
Levantamos un puñado de tierra y la apretamos en las manos. Con dulzura.
Allí está toda la verdad soportable: el contorno, la voluntad y los límites.
Podemos en ese momento decir que somos libres, con la paz y con la sonrisa de quien se reconoce y viajó alrededor del mundo infatigable,
porque mordió el alma hasta sus huesos.
Liberemos sin apuro la tierra donde ocurren milagros
como el agua, la piedra y la raíz.
Cada uno de nosotros es en este momento la vida.
Que eso nos baste. 

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: