¡Suerte la de Brasil!: 

Dilma, la presidenta, afirma que las grandes naciones no se deben medir por indicadores económicos, sino por lo que invierten en educación. 
El gigante sudamericano, que invierte actualmente un 5% del PIB, planea aumentarlo hasta un 7% en la próxima década. Los pesos, en el país carioca, se ponen donde indican las palabras. Allá nadie se cree eso de que la buena educación no necesita dinero.

 Aquí, mientras tanto, seguimos con la política conformista de hacer menos de lo que se pueda. La diferencia: ellos despertarán prósperos y nosotros seguiremos durmiendo pobres. ¡Mala suerte la nuestra! 
hfigueroa@diariolibre.com

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: