«DANILO ES SU ULTIMA ESPERANZA» 

La esperanza Danilo
Aristófanes Urbáez
elroedor2045@hotmail.com
“La historia no vuelve atrás nunca, como no vuelve atrás la vida”.
                                                                                      -Juan Bosch- 
Algunos compañeritos del PLD me preguntan dónde encuentro las citas de Bosch. Les digo que están en su ideario, en cualquier escrito; y a los más osados les digo ahora, que no conozco un doctrinario tan extraordinario como “mi caudillo” don Juan, que se pueden extraer enseñanzas, sentencia y citas desde antes de ser conocido como escritor; cuando era anodino y junto a un puñado de dominicanos brillantes, previo lo que venía tras el advenimiento de Trujillo al Poder; de sus primeros escritos, como el cuento “La mujer” y su formidable librito “Indios, leyendas históricas”, hasta el último párrafo que escribió en vida. He oído de la condición de Alzheimer en García Márquez, pero no tuve familiar que lo sufra y sólo tengo conocimiento libresco de ese mal: primero se deteriora “la memoria inmediata”, y luego se va dañando el “disco duro”. Hablaba con don Juan ya “picado” por la enfermedad, pero aunque borraba hechos recientes su memoria histórica estaba intacta (además, con discreción, no lo atiborraban de información). Se acordaba de sus libros, de la historia del PLD, del país, mantenía el sentido del humor. A su secretario personal  le puso el nombre de “Dios-me-dé” (Diómedes); y reaccionó ante la mentira de un mitómano, como reaccionaba siempre.
2.- Yo,  ¡Pipino!
Eso, por un lado. Debo decir, además, que desde hace tiempo (siendo joven), me aparté de las vanidades de este mundo, a fuer de sor Juan Inés, San Juan de la Cruz, Séneca, Epicuro, Sócrates, Montaigne, Voltaire, Sófocles, Esquilo, Jesucristo, Bosch, y mi vieja Empera (¡jamás se compró un vestido para una fiesta!). Sí peleo, lucho y me indigno cuando me entero de alguna exacciones o perrería. Tal vez tendré alguna forma de locura tipo Edgar Alan Poe ((“La gente cree que la bebida me induce a la locura, pero es al revés: es la locura que me induce a beber”); aunque, en mi caso, no bebo, ni soy beodo, y aplaudo a los que no  beben, como Leonel, Danilo, Hatuey, Jochy Santos, Domingo Bautista, etc. (los que lo hacen, también es su derecho). De Manera consciente callo, pero no miento nunca; me indignan las cosas mal hechas y desprecio a los farsantes. Creía que eran virtudes, pero para alguna gente son defectos. Lo siento, no puedo cambiar.

3.- Le vine a decir a Danilo
Y he llegado hasta aquí para decirle a Danilo que de mayo para acá he oído a más de 50 personas (¡adelante, encuestólogos!) decir que “Danilo es su última esperanza”. Hay un descreimiento general en que los políticos puedan ser eficientes (aunque eso es viejo); pero algunos me han dicho que esta es la última, y uno me dijo en 2004: “¡Este voto va por Leonel y jamás voto por nadie!”. Eso realmente me da pena: hay una crisis de paradigmas, pero más que eso, una crisis de descreimiento, una crisis ética global como nunca antes. ¡El mundo se pudrió! Otros me han dicho que por yo como soy, es que los peledeístas no quieren saber de mí, que mejor observe y me calle. Nunca he practicado el refrán español de “¡Échame pan y llámame perro!” Nunca he comido presidentes (a Carlitos y a Robert) y aquí estoy. Enriquillo Sánchez y don Ramón Fond-Bernard me aconsejaron que a los presidentes sólo se les habla de que “el gobierno va bien” y “los chismes de los funcionarios”. ¡Jamás diré que veo bien, lo que me parece mal! “Danilo es la última esperanza”. Quisiera, como el general José Estrella, en Santiago (que era “El ojo” Trujillo), ser el “ojo” de Danilo. Pero no puedo, ni siquiera lo he felicitado (no hay brecha). ¿Para qué? Los buenos, Danilo, ¡esperan por ti!

4.- Celso debe cesar
El Lic. Celso Marranzini tiene 3 años en la CDEEE. Llevémonos de don Rafael Herrera: los problemas no se resuelven criticando, sino aportando. Pero, ¿qué es lo que uno va a aportar? Me sorprendí cuando quitaron a Radhamés Segura, que fue el tiempo en que mejor se estaba comportando la electricidad. Pero Radhamés adoptó una línea ñal menos este escribano lo notóñ de explicarle al pueblo la causas de las crisis cíclicas; y tal colmo Celso, ase-guraba que el problema no era la matriz de generación, sino los costos de los combustibles (U$150 barril); pero el barril ha bajado y a mí me aplicaron, sólo en junio, 3 mil pesos de aumento apenas. Siempre lo hemos dicho (le han pasado toda la electricidad a Falconbridge y a la Barrick); pero como han explicado Rolando Reyes y Ortega Tous, estamos ante un delito de lesa humanidad. ¿Y cómo una planta de carbón vende el kilo/hora al doble de Puerto Rico pero asume, y la CDEEE lo acepta, que aquí usa diesel? Celso nos habla de avances y de que hemos economizado. ¿Qué? ¿Lo sentimos en el bolsillo? ¿Y uno ‘puede’ sustituir la realidad? ¿Y qué es eso de que en el 2010 debimos pagarla a tanto y nos economizamos tanto? ¿Quién se los economizó en apagones? No, quien “economizó” fue quien se llevó U$500 millones este año, se endeudó el país que perdió U$1,200mm, endeudándose en dólares. Los que roban:  8%; y los IPPs se ganan 25%. La Cogentrix se paga apagada. No, FMI, BID, mister Labrado (que usted sí que nos ha ayudado), lo primero es que Celso se largue porque dijo el miércoles en El Nacional, que la luz se iba 8/h al día a quienes no pagan; yo pago, me dieron 4 apagones y a Los Mameyes tienen 2 semanas que apenas llega. Es mentira. Lamento en el alma que mi presidente Leonel no haya resuelto esto, y lo de la Barrick. Me duele. ¡Ave, César!   

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: