Buenas señales
Luis Encarnación Pimentel
encar-medios@hotmail.com
Todo apunta a que Danilo Medina, que regresó ayer de una exitosa gira por Colombia y Brasil relacionada con la agenda con la que se propone iniciar su gestión gubernamental el 16 de agosto, gana respaldos adicionales y que con los días aumenta el ambiente de optimismo que acompaña su instalación como jefe de Estado. El sucesor de Leonel Fernández en el poder, que al recibir el pergamino de elección expresó que  se había preparado para la gran responsabilidad que  asumía en agosto, hoy sería mejor ponderado y valorado que el día de las elecciones, porque hasta alguna gente que no votó por él ha comenzado a reconocerle condiciones extraordinarias al experimentado político, y a formarse las mejores opiniones sobre un próximo gobierno suyo. Esto, a partir de la observación de debilidades en los contrarios, pero especialmente por las señales positivas que la importante figura ha estado enviando al país con respecto a lo que sería el estilo y la metodología que aplicaría desde la jefatura del Estado, desde  donde prometió en campaña un gobierno “ético y moral”. Y en verdad el presidente electo ha estado dando muestras y señales tempranas  de estar comprometido con dicho predicamento, y de  practicar con el ejemplo desde el gobierno, algo esperado y visto  con simpatía por muchos. Eso solo aumenta las expectativas de los que ñaún dentro del PLD, aliados y amigos del presidente Fernándezñ  favorecían un cambio o mejoría en algunas cosas (aquí encuadra lo de ”corregir lo que está mal”). También, desmiente a los adversarios que en campaña vendían que Medina sería  “más de lo mismo”, al tiempo que envía un mensaje a gente del propio entorno morado que se ha  considerado y manejado como “vacas sagradas” o como ”chivos sin ley”.  Luce que Danilo, que muy temprano dijo que tenía estilo y “libro” distintos para manejarse, quiere ñcon palabras y con hechosñ marcar diferencia desde el ejercicio gubernamental. Eso implicaría retomar las  raíces “boschistas” y poner a raya a determinados beneficiarios de algunas permisividades que, aun para amigos y críticos bien intencionados del presidente Fernández, resultaron perjudiciales. El no aceptar escolta militar tras ganar, el manejarse en bajo perfil y devolverle su aporte de campaña a un “quejoso” son señales muy buenas de Danilo, de quien los que subestimaron su carácter pudieran llevarse gran sorpresa. 

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: