Orlando Gil
orlandogil@codetel.net.do
LAS POLÍTICAS.- Si Danilo Medina no suelta prenda respecto al equipo que lo ayudará a gobernar a partir del 16 de agosto, mucho menos da a conocer las políticas de Estado que marcarán su gestión. Lo que haya dicho en campaña al parecer no importa, o no le será tomado en cuenta, pues expertos por un lado y directivos por otro no cesan en señalar rumbos que se contradicen, pero que además son diferentes a los previstos. La situación es interesante, pues obliga a discernir qué son más importantes, los hombres o las políticas, y adelantar los trances de su gobernabilidad.
Por ejemplo, en las administraciones de Leonel Fernández los hombres y las políticas nunca fueron de la mano, y se recuerda que un Temístocles Montás y un Vicente Bengoa no tocaban en la misma tarima, aun cuando eran de la misma orquesta. En la interpretación que fuera extraviaban la partitura. O que Radhamés Segura hacía su solo de trompeta, como si fuera Chris Botti, igual que acompañara a Aretha Franklyn que a Juan Luis Guerra. Es decir, que eran buenos músicos, pero sin disciplina de director… 
EL PROGRAMA.- Esta cuestión es relevante, porque demuestra que no importa lo que diga el candidato en la campaña o lo que tenga en agenda el nuevo presidente, los expertos y los sectores quieren hacer la tarea del nuevo gobierno. Y con Danilo Medina este problema tiene mayor connotación, ya que fue muy discursivo como candidato y entre las diferencias con su principal oponente habría que destacar el conocimiento amplio de los asuntos de Estado, de las carencias como país y de las posibilidades de su administración. Esto es, que si alguna vez alguien llegó al poder sabiendo lo que había que hacer, ese es Medina.
Incluso, tal vez ese sea uno de los secretos mejor guardados: quienes trabajaron en su programa de gobierno.
Pues al parecer la ciencia y la sensibilidad no fueron enteramente peledeístas.
Así como organizó pequeños núcleos, diversos en sus orígenes, pero que fueron claves como sostén inicial de su candidatura, también reclutó a hombres de talento. Que no caravanearon, que no buscaron dinero, pero sí diseñaron las políticas fundamentales… 
EL REPASO.- La campaña se haría continua, interminable, casi infinita, si en la transición hubiera que discutir los mismos temas que ocuparon durante meses la atención pública. La impresión que se tiene cuando se oye a los expertos o a los directivos es de que quisieran una especie de repaso, como si a partir del 16 de agosto fueran a someterse a unas pruebas nacionales. Danilo Medina, por lo que dijo al llegar de su viaje por Colombia y Brasil, no los va a complacer.
Señaló a los periodistas, y por su intermedio a esos sectores, que hablará cuando tenga algo nuevo. Y de nuevo nada, pues su programa incluye todo. Ahora bien, la costumbre es que se arregle la carga en el camino. De que un candidato promueva una plataforma y en el gobierno ejecute otra. La experiencia del 82-86, por ejemplo. Ese gobierno, muy populista, venía con aires de son montuno, toda una delicia, y de pronto cambió el ritmo y aplicó el twist del Fondo Monetario Internacional.
Nadie pudo bailarlo bien y la historia registra con sangre la reacción de abril de l984… 
ELEMENTOS.- La presencia del embajador norteamericano en la Junta Central Electoral la noche del 20 de mayo, habría que verla como un cambio de planes, si se aceptaran como ciertas las conjeturas y especulaciones de los días previos respecto a las simpatías del poder norteamericano. Lo que se pensó que eran advertencias al gobierno dominicano fueron a la oposición. El peligro no eran los oficialistas, sino sus oponentes. Si Raúl Yzaguirre hizo de ángel tutelar en la ocasión, quiere decir que Estados Unidos estaba acogiendo a Medina con todas sus consecuencias.
Que no era verdad que su favorito fuera Hipólito Mejía.
Ahora, el hecho de que el primer viaje incluyera a Brasil, muestra la otra cara de la moneda. La nueva administración se mantiene fiel a su discurso original de tener al gran país sudamericano como su referente e inspiración, aun cuando sabe que muchas de esas políticas no cuentan con la aprobación de su “protector” de ocasión.
Que al decidir sus socios, no titubea ni renuncia a la soberanía.
Esa firmeza manda mensajes, y lo hace ahora, en la transición…


Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: