La mística en la Casa Nacional del PLD

Por Rafael Grullón
El PLD históricamente se diferenció  del PRD y el PRSC porque en su desarrollo siguió una práctica preñada de mística, que no buscaba el acercamiento del hombre con la divinidad como se aplica el término en el orden religioso, sino logran la unión de hombres y mujeres en una organización con fines políticos.
La mística impuesta por Bosch en el PLD tenía un carácter terrenal,  a pesar de que el Partido morado, explicó su fundador en los folletos de los Círculos de Estudios, fue el resultado de la experiencia de dos instituciones milenarias, el Ejército y la Iglesia.
Y  no se trataba solamente de la Iglesia Católica, que se ha mantenido unida por más de 20 siglos, sino también de una Iglesia como la Adventista, cargada de mística y con una obra literaria como la de Elena de White, quien iluminada por el espíritu escribió unos 50 volúmenes.
En estos días se publicaron unos 40 volúmenes de la obra Bosch, que demuestra que una  estructura humana como el PLD o como la Iglesia Adventista no puede concebirse sin cuerpo teórico de un o una iluminada fundador o fundadora
Cuando Franklin Almeyda era rector de la UASD, una periodista que cubría para Radio Cordillera, fundada por Joaquín Jiménez Maxwell, un gladiador de la radio dominicana, que se llama Sandra Meller, se sentía alagada de que cuando iba a saludar al rector magnífico, Almeyda se paraba.
Ella creía que se trataba de una distinción personal, porque ignoraba que Juan Bosch había hecho una mística el hecho de que cuando se iba a saludar a un superior, como en el Ejército, el militante o aspirante a serlo dentro del PLD tenía que pararse.
Como la práctica era tan sistemática a lo interno del PLD, los peledeistas, los que pasaron por los  Círculos de Estudios,  no tienen que pensarlo para en la sociedad, cuando van a recibir el saludo de alguien, levantarse del asiento como un soldado ante el oficial. Se trataba de algo aprendido.
Decir el lema de la organización, “Servir al Partido para Servir al Pueblo”, antes de comenzar cada reunión era de ley, era otra de su mística, que todavía se conserva en estructuras tradicionales, dirigidas por los cuadros que fundaron y desarrollaron el PLD junto a Bosch, que es una generación que todavía no ha muerto.
Como parte de la mística del PLD, como en la Iglesia que tiene el diezmo, era la cuota,   un porciento de lo percibido que el miembro o militante debía entregar a la organización. Fue una mística en el PLD distribuir, cobrar y pagar al tiempo el periódico Vanguardia del Pueblo, que en el seno del pueblo se le llamaba “El caribito del PLD”
Era una mística del PLD llevar las actas en cada reunión y leerlas en el encuentro siguiente. Hacer una agenda, elaborar un plan de trabajo y darle seguimiento a las metas a lograr, así como era una mística estudiar los folletos en los Círculos de Estudios y en los Comités de Base.
Al estudio de los folletos le seguía la evaluaciones de lo aprendido, sin lo cual un circulista no podía alcanzar la categoría de miembro, lo que era una especie de odisea, ya que en el transcurso del desarrollo de un Círculo de Estudios había con regularidad desertores, cuyas culpas pagaban los que permanecían, que debían ir a otro círculo con un desarrollo inferior, a repetir folletos.
No se trataba de que alguien pasara de circulistas a miembros, sino que un Círculo de Estudios debía dar la talla para pasar a ser un Comité de Base, con lo cual era que verdaderamente un circulista se convertía en miembro. El concepto estaba claro, en el organismo lo puedo todo, fuera de él no se puede nada.
Pero lo que queremos hablar aquí es de los locales del PLD, los cuales se mantuvieron bajo una mística, que iba desde la limpieza, que tenían que hacerla por turnos los organismos que convivían allí y la parte económica, ya que se pagaba con las cuotas y las actividades financieras que se desarrollaban. Allí no se perdía chele, ya que se hizo famosa la expresión de Bosch, de que se cuiden los centavos, que los pesos se cuidan solos.
En estos días, después unas votaciones de ingenieros que se celebraron en el Comando de Campaña del PLD de la avenida prolongación Bolívar, a una joven se le quedó el vehículo y al ir a comprar una pieza preguntó que cuándo se cerraba el local.
Allí  no sucede como en la Casa Nacional del PLD de la avenida Independencia, donde José Paulino, el Gobernador, ha mantenido la mística de mantener abiertas sus puertas, ya que Bosch decía que el PLD aspiraba a dirigir el Estado y el Estado no duerme, por lo que el local Nacional del PLD nunca debería cerrar sus puertas.
A pesar de que los locales del PLD en los barrios y pueblos han sido tomados por las masas y la mística se ha perdido, porque se juega dominó, son centros de cherchas, no lo limpian los organismos y no lo pagan los organismos, sino los más interesados en la organización, en la Casa Nacional del PLD se ha mantenido la mística de la limpieza, el orden y la vigilancia.
A pesar de que estamos en el PLD Post Bosch,creemos que esa mística debe llevarse a otros íconos de locales nacionales del PLD, como la llamada Casa Presidencial y el local de la avenida Prolongación Bolívar, que solamente se atiende, esta última, en tiempos de campaña, además que hay que cuidarla de forasteros, que no ven distinción entre la propiedad colectiva y la individual.
grullon@digitalgroup.info
A %d blogueros les gusta esto: