PENSAMIENTO Y VIDA
Fco. José Arnaiz S.J.
Es fundamental para entender en profundidad la doctrina social de la Iglesia conocer bajo qué punto de vista la Iglesia asume el complejo tema de la realidad socio-económico-política y con qué derecho.
La Encíclica Social “Centesimus annus” de Juan Pablo II lo ilustró y proclamó con toda diafanidad.
Respecto al punto de vista asumido, la Encíclica es taxativa: bajo el punto de vista teológico.
Sintetizo en siete proposiciones el planteamiento de la Iglesia.
1) La Iglesia no habla en virtud de que ella posea modelo alguno que ofrecer. (CA, 43).
2) La Iglesia no habla  para recuperar privilegios ni para imponer su concepción. (CA, 53)
3) A la Iglesia lo que le interesa y preocupa es el ser humano real, concreto e histórico; cada ser humano inserto en la compleja trama de relaciones de la sociedad moderna.(CA, 53-54).
4) La Iglesia, solo bajo esta perspectiva humana, se ocupa de lo económico y de lo político. (CA, 54)
5) Para la Iglesia, su Mensaje Social no es una teoría sino, por encima de todo, un fundamento y estímulo de su acción. (CA, 57)
6) El amor al ser humano, sobre todo al pobre, se concreta para la Iglesia en promoción de la justicia. Esta no podrá realizarse si se ve en el necesitado a un inoportuno o una carga. No se trata, por otro lado, de dar lo superfluo, sino de ayudar a pueblos enteros a que entren en el círculo del desarrollo económico y humano. Se requiere para ello que se cambien los estilos de vida, los modelos de producción y consumo y las estructuras consolidadas de poder que están hoy vigentes en la sociedad. No se trata, sin embargo, de destruir instrumentos buenos de organización social, sino de orientarlos de acuerdo al bien común de toda la familia humana. Aceptando la economía planetaria hay que lograr que a la creciente internacionalización de la economía correspondan adecuados órganos internacionales de control y guía que orienten la economía al bien común. Es preciso que a la hora de valorar las consecuencias de las decisiones se tome en consideración a los pueblos y países que tienen poco peso en el mercado internacional, pero que tienen graves necesidades.
7. La Doctrina Social de la Iglesia es una especie de Antropología cristiana y, por ser esto, es en realidad un capítulo de la Teología. La dimensión teológica, en efecto, se hace necesaria para interpretar correctamente y resolver los problemas de la convivencia humana. Las ciencias humanas y la filosofía  ayudan a comprender la centralidad del ser humano en la sociedad y su dimensión social, pero solamente la fe revela a plenitud la identidad verdadera. De esta identidad verdadera es de donde arranca la Doctrina social de la Iglesia.
Hacer esta aportación es un derecho y un deber de la Iglesia.
Es un derecho-deber de la Iglesia porque pertenece a su misión evangelizadora y forma parte esencial del mensaje cristiano; porque tal doctrina  expone las consecuencias ineludibles del mensaje cristiano respecto al ser humano en la vida de la sociedad; porque encuadra el trabajo cotidiano y las luchas por la justicia en el testimonio de Cristo Salvador; porque es una fuente de unidad y de paz frente a los conflictos que surgen inevitablemente en el sector socio-económico; y porque, siguiendo sus directrices, se pueden vivir las nuevas situaciones sin degradar la dignidad trascendente de la persona humana ni en sí misma ni en los adversarios y pueden estas ser orientadas hacia una recta solución.
Con gozo hace notar la Centesimus Annus que en tiempos de la Rerum Novarum la Iglesia experimentó el rechazo del Liberalismo y del Marxismo, pero que modernamente han cambiado las cosas. El mundo es hoy consciente de la necesidad de valores ético-religiosos y de un cambio radical de mentalidad, de comportamiento y de estructuras. La Iglesia siente por esto la responsabilidad de ofrecer su colaboración.
Auguro lo mejor para esta publicación y no dudo, dado su éxito, que a esta primera Semana Social se le añadirán otras muchas más en el futuro.

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: