Siempre compramos de más o tenemos en casa objetos que en su momento tuvieron su utilidad pero que ahora no nos sirven de nada, porque ya no se usan. Se trata de que la gente se anime a traer esas cosas al mercado y, si no encuentra nada para llevarse, las dejen a modo de donación para otras personas sin recursos», explicó Montero.
Todo aquello que no se lleve la gente, será donado a una organización solidaria sin ánimo de lucro, seguramente al Banco de Alimentos de Lugo, explicó.
El mercado de trueque abrirá sus puertas mañana a partir de las siete y media de la tarde en la Plaza Mayor de la capital lucense.
Será el segundo que organiza el movimiento 15-M en esta ciudad, porque el primero tuvo unos resultados «más que aceptables», según Randi Montero.
Los «indignados» recogieron en el anterior mucha «ropa» para las personas con menos recursos y también «libros», así como otros objetos más curiosos y variopintos, como un «joyero», «bolsos» o «pulseras artesanales»