Economía cubana, signos alentadores pese a complejo escenario

PDF Imprimir E-Mail
Por Waldo Mendiluza

La Habana, 26 jul (PL) En un entorno de crisis global y marcada por el bloqueo estadounidense y dificultades internas, la economía cubana muestra síntomas de recuperación que obedecen a transformaciones encaminadas hacia una mayor productividad y eficiencia.
Varios indicadores reflejaron en los últimos meses un mejor desempeño en la isla, donde más de medio siglo de sanciones unilaterales desde Washington han dejado pérdidas superiores a los 975 mil millones de dólares.
Según datos ofrecidos por el ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo, a la Asamblea Nacional en su IX Período Ordinario -celebrado en esta capital el 23 de julio- el Producto Interno Bruto (PIB) de la isla creció 2,1 por ciento en el primer semestre de 2012.
Ese comportamiento superó en dos décimas el reportado en igual etapa del año pasado, gracias a progresos en casi la totalidad de los sectores.
Yzquierdo mencionó en particular avances en el intercambio comercial, las inversiones, la circulación mercantil y la venta de materiales de construcción, que pese a terminar por debajo del plan fueron equivalentes a las realizadas en todo 2011.
Por su parte, la titular de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, informó a la plenaria de diputados que el déficit fiscal del año anterior cerró en 1,7 por ciento respecto al PIB, cifra inferior a la planificada en el Presupuesto del Estado (3,8).
Se trata del déficit más bajo desde la década de 1990, y expresa un avance considerable, teniendo en cuenta que en 2008 el mismo alcanzó el 6,9 por ciento.
Pedraza atribuyó esa reducción a los efectos de la implementación de los lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista para la actualización del modelo económico del país.
Al clausurar el IX Período Ordinario del Parlamento en el capitalino Palacio de Convenciones, el presidente, Raúl Castro, calificó de favorable el desempeño de la economía en los primeros seis meses del año.
El estadista destacó el comportamiento de las actividades productivas, «aunque en la agricultura el resultado todavía es discreto, no obstante haberse elevado la producción de arroz, leche y frijoles, sin llegar a las metas del plan».
Además del citado incremento del PIB, Raúl Castro señaló los resultados de la producción de azúcar, la cual si bien estuvo lastrada por atrasos, falta de organización y deficiente preparación de la industria, mantuvo la tendencia a su recuperación, creciendo en 17,1 por ciento. También hizo alusión al aumento del 5,8 por ciento en el arribo de visitantes extranjeros -aunque sin alcanzarse los ingresos esperados en el turismo- y a una balanza comercial marcada por el crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios en mayor proporción que las importaciones.
Para el presidente cubano, otro paso importante responde al cumplimiento estricto de las obligaciones financieras contraídas por la nación caribeña, en sintonía con las prioridades fijadas aquí de rescatar la credibilidad de la economía de la isla.
De acuerdo con Raúl Castro, se ha entrado en una fase cualitativamente superior de la actualización económica guiada por los lineamientos del VI Congreso del Partido, realizado en abril de 2011.
En ese sentido, mencionó la supresión de viejas prohibiciones y la flexibilización adicional del trabajo por cuenta propia, como llaman en Cuba al sector privado, uno de los rasgos distintivos de las transformaciones en marcha aquí.
A propósito del cuentapropismo, en la Asamblea se informó que la cifra de personas incorporadas asciende a 390 mil 598 en 181 actividades, ente ellas la contratación de trabajadores, la venta de alimentos y la transportación de pasajeros.
Aunque esa forma de gestión adquiere un protagonismo creciente, el vicepresidente del Consejo de Ministros Marino Murillo reiteró que la empresa estatal socialista continúa como el eslabón más importante de la economía cubana y representa la pieza clave de su actualización.
El propio Murillo brindó a los diputados información fresca sobre la marcha de la actualización económica, y adelantó acciones para elevar la eficiencia y la productividad en el país caribeño.
Según el vicepresidente y responsable de la comisión encargada de la implementación de los lineamientos del VI Congreso del Partido, están previstos experimentos encaminados a impulsar la gestión de la empresa estatal socialista.
Murillo explicó que será seleccionado un grupo de entidades para dotarlas de autonomía y facultades -como en su objeto social y la aprobación de precios- en aras de eliminar mecanismo que frenan el desarrollo de las fuerzas productivas.
Además, informó sobre la creación de manera experimental de cooperativas fuera del sector agropecuario, extendiendo esa forma de gestión no estatal a 222 actividades económicas, entre ellas la gastronomía y los servicios.
El funcionario también destacó la proyección estratégica 2012-2015 para implementar en la isla los lineamientos destinados a la actualización económica.
rc/wmr

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: