Única respuesta a César Medina
La adicción al poder, en este país, históricamente, todo lo deforma
Escrito por: ANDRÉS L. MATEO
Si el destino de mi escritura fuera responderle a gente como usted, el descalabro espiritual que ello significaría haría de mi vida un asco. Yo sé quién soy (como le gritaba a Sanzón Carrasco  Don Quijote de la Mancha, cuando aquél lo arrojó al suelo tratando de hacerle volver a la cordura), pero también sé quién es usted.  Y ni sus millones, ni su manejo de los medios, ni su influencia en Leonel Fernández, quien es para usted la suma de todas las virtudes posibles, son poder suficientes para descalificarme.
En realidad, ¿por qué escribe usted un artículo contra mí, partiendo de la suposición de que todos mis juicios son un venero de odio, y de que me despliego como un resentido porque crítico la práctica política de su jefe? ¿Es usted quien habla, o es el aparato de dominación que se ha instaurado en este país el que le dicta esos juicios contra mi  persona, únicamente  por mi espíritu libre, mi rebeldía contra tanta simulación y engaño?  La unanimidad es obscena, Leonel Fernández ha apostado a ser un Dios,  y un Dios solitario y engreído niega el derecho a la herejía, a la singularidad y a la duda. Usted no es más que un emisario,  y por sus actos debería odiarse a sí mismo, sin pudor, sin remordimientos. No es a usted, por lo tanto, a quien yo debo responder, sino a su amo.
Vi a Joaquín Balaguer Ricardo cuatro meses y nueve días antes de morir, en su cuartucho de pobre en el que consumaba sus horas. Al entrar a esa habitación tan modesta confundí el desencanto con la verdad, porque ese ser indefenso que yacía en la cama, aparentemente insignificante, desprovisto en ese  instante de la enigmática virtud que el poder depara; había diezmado mi generación, encanallecido el país, y convertido su imagen en la ostentación del mito.  ¿Era éste ser frágil, con pasiones asordinadas, sin amigos íntimos, sin hijos reconocidos, el mismo personaje de dureza que eligió fríamente la opción de goce del poder, y que era capaz de todos los excesos con tal de mantenerse en el mismo? Ese ser escindido que era Joaquín Balaguer es el mismo proyecto de dominación social de Leonel Fernández.
Él es la continuidad formal y también contradictoria del balaguerismo. Construye la personalidad del Príncipe a partir del Estado mesiánico. Desgaja la acción del Estado en actos personales. Hace fluir de su exclusiva laboriosidad toda la política de construcciones públicas, su súper ego instrumentaliza las políticas asistenciales, declama sobre las instituciones del Estado, pero las subordina a su voluntad; permite y deja fluir como un mecanismo de consolidación de su liderazgo el estropicio de la corrupción, labra marionetas de jueces con birretes, altera la voluntad popular con el dinero público, usa la pobreza  sin remordimientos para lograr sus fines. Y, por último, su concepción patrimonial del Estado reduce toda la estrategia de la gestión pública a reproducirse él mismo en el poder.
No se trata, por lo tanto, señor Medina, de que los “éxitos político, intelectual y académico de Leonel Fernández” me amarguen la vida, sino de que la egolatría de este señor le sale muy cara a este pobre país, y ha sido impuesta como tal por gente como usted, que la ha promovido al rango de verdad. Se trata de la adicción al poder, que en este país, históricamente, todo lo deforma. En el sudario de su gloria, Joaquín Balaguer parecía no importarle la riqueza material. Balaguer sonreía al mundo, pero no lo gozaba. Leonel sonríe al mundo y lo goza. ¡Todo el presupuesto nacional está al servicio de su gloria personal! A Balaguer lo sorprendió la muerte en la más absoluta humildad material, a él la muerte ya no podrá encontrarlo jamás en un cuartucho semejante, y está muy lejos! lejos de la pobreza en que murió su modelo. No hay nada personal, ejerzo mi libertad que nada debe a su gloria.
Como soy maestro, tengo la deformación profesional de hacer recomendaciones, y le sugeriré dos cosas: primero, no use la técnica de la ironía en sus escritos, es territorio de los genios, y cuando no hay talento se suele resbalar y desnucarse.  Léase “El periquillo Sarniento” o “Don Catrín de la fachenda”, de José Joaquín Fernández de Lizardi,  buenos ejemplos de uso de la ironía. O quizás “Los amo”, de Juan Bosch. Y, segundo, para entender la personalidad del resentido procure adquirir “Tiberio” de Gregorio Marañón. Usted verá a quién se parecen los rasgos tipológicos del resentido en este estudio. ¡Oh, Dios!

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: