Esperanza
Óscar Medina
oscarmedina1974@gmail.com
“El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte”
Artículo 37 de la Constitución de la República.
Causa lástima que mientras una joven de apenas 16 años se ve compelida a lidiar con una enfermedad tan terrible como el cáncer, unos pocos miserables intenten utilizar su caso para atizar sus históricos antagonismos con la Iglesia Católica, o para justificar la bien remunerada “presión social” que pagan las ONG’s y las agencias internacionales que promueven el aborto.
Da rabia ver cómo estos grupos de la mal llamada “sociedad civil” y sus enclaves mediáticos, no reparan en el daño moral y emocional que causan a esta joven, conocida por el pseudónimo de “Esperanza”, cuando su caso es mediatizado y manipulado de forma grosera para instrumentalizarla en su pretendida lucha por los “derechos de la mujer”.
Que, sin interés de entrar en el debate de fondo, es una de las tergiversaciones más absurdas conque se trata el tema del aborto.
Igual repugnancia produce asistir a este deprimente espectáculo protagonizado por esta canalla socialcivilezca, a quienes le importa un comino el drama emocional que supone para una adolescente enfrentarse a la disyuntiva de elegir entre un tratamiento doloroso y traumático como única forma de salvar su vida, y las consecuencias que pudieran tener esos procedimientos en la criatura que lleva en su vientre, y en su futuro como mujer.
Recuerden que con apenas 16 años, si Dios mediante logra superar la terrible enfermedad que le abate, tiene toda una vida por delante.
Las estadísticas indican que un alto porcentaje de los adolescentes ñhombre y mujeres, sin entrar en ese ridículo sexismoñ que son sometidos a tratamientos de radio y quimioterapia, pueden quedar afectados en su capacidad reproductiva. Por lo que es probable que Esperanza se encuentre enfrentando la posibilidad de perder ñen un esfuerzo más que justificado por salvar su vidañ al único hijo que podría tener.
¿Les importa a estos farsantes lo que eso significa y significará mañana para esta joven, cuando convertida en mujer plena, vea hacia atrás para reencontrase con la encrucijada que hoy enfrenta?
La respuesta es no. Porque Esperanza y su drama no es su tema, es sólo un instrumento. Y es que esas manifestaciones de “solidaridad” de la “chancletuda sociedad civil”, no son más que pantomimas motivadas por los financiamientos que reciben para patrocinar esas campañas pro-abortistas.
Por demás, tan mal manejada, que no solamente demuestran su insensibilidad al no reparar en el drama humano que sufre esta joven, sino que su torpeza y obcecación les impide hasta entender el articulo 37 de la Constitución de la República y los principios que este enarbola, así como su perfecta compatibilidad con el inalienable derecho a la vida de Esperanza y de cualquier otra mujer.
¿Dónde dice la Constitución que a una paciente con una enfermedad catastrófica, hay que dejarla morir si el tratamiento pone en riesgo la vida de un bebé en gestación?
Simplemente, no la pueden abortar para aplicarle el tratamiento. Pero se le aplica el tratamiento. Y Esperanza está recibiendo radio y quimioterapia para combatir la leucemia que padece.
De ahí en lo adelante, la vida de ese bebé en su vientre, como la de la misma Esperanza, están en manos de Dios. De “ese” mismo que estos simuladores reniegan.
Que reniegan sólo hasta que uno de ellos o un familiar sufre alguna tragedia que les lleva a ver de cerca la muerte o la pérdida. Ya que de ahí en adelante ñcomo buenos farsantes que sonñ se arrodillan y se convierten en los más cristianos de la bolita del mundo.

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: