Dominicana y Cuba ponen acento latino en atletismo olímpico

Por Fausto Triana, enviado especial
Londres, 6 ago (PL) Después del hervidero que dejó Usain Bolt en el estadio olímpico de Stratford y un frío de viento cortante esta noche, nadie imaginó que el protagonismo de la cuarta fecha del atletismo sería dominicano y cubano.
Merengue y sentimiento en atletismo olímpico: Félix Sánchez
Alegría en Dominicana por éxitos en Juegos Olímpicos de Londres
Presidente dominicano felicita a campeón y subcampeón olímpico
La suerte y la potencia: Caterine Ibargüen en Londres-2012
Caterine Ibargüen, nueva reina en el corazón de los colombianos

Con asomos dramáticos y finales felices, el trío de medallistas latinoamericanos no estaba en los planes de los entendidos. Mejor dicho, que Félix Sánchez reverdeciera laureles era probable, como también una actuación decorosa de otro dominicano, Luguelín Santos.
Sin embargo, las apuestas eran menores en el caso de la cubana Yarelys Silva en el salto con pértiga frente a un grupo de estrellas que incluía a la rusa Yelena Isinbayeva, la reina mundial de la especialidad con sus imponentes 5,06 metros.
«El viento era fuerte y a todas nos afectaba cada salto. Me concentré, pude sortear las dificultades y siempre confié en lograr un resultado satisfactorio. Ya subcampeona olímpica es muy grande», dijo la cubana a Prensa Latina.
Vengo de un país con clima tropical y la verdad, la noche aquí fue además fría, por lo cual me vi obligada a hacer calentamientos fuertes para cada salto. Ganarle a Ysinbayeva (tercera) es un honor inmenso, explicó.
Un mal inicio de la rusa le pasó factura al final, cuando no pudo con una cota que ha dominado a sus anchas, 4,80, luego de fallar en 4,75, el guarismo triunfador de Silva (plata) y de la estadounidense Jennifer Suhr (oro).
Mi momento más difícil fue repetir los 4,75 que era lo máximo de mi trayectoria, porque estoy saltando con una garrocha nueva y ando en proceso de adaptación. Pero me he superado y estoy orgullosa del premio al esfuerzo, apostilló.
Las preseas siempre se acompañan de risas y llantos. La de Félix Sánchez, oro en 400 con vallas tenía un rosario de anécdotas personales. El reto de la edad (35 años), el regreso triunfal tras el fracaso en Beijing-2008 y el homenaje a su abuela.
Hoy hizo 47,63 y se burló de los pronósticos, seguido por el estadounidense Michael Tinsley (47,91) Taylor y el favorito boricua Javier Culson (48,10).
Ni en la vuelta a la pista de los vencedores, ni en la premiación pudo contener sus lágrimas. A tal punto que, conmovido, el público (80 mil personas) en el estadio londinense de Stratford, se puso de pie a ovacionar al dominicano.
Había otro capítulo menos alegre aunque un rato más tarde el puertorriqueño Culson parecía reponerse. Bronce cuando se daba por seguro la presea dorada por un desliz, el tropiezo con la séptima valla que descontroló su carrera.
La mística del deporte, el fino detalle de estrategias y errores. No hay marcha atrás y como consuelo, no queda otra que proyectar la mirada hacia Río de Janeiro-2016.
Otro merengue dominicano llegó con el jovencito Luguelín Santos, un talento que mostraba credenciales en la Olimpiada juvenil de Singapur, quien de todas formas se alistaba más bien hacia bronce y terminó con la plata soñada.
El granadino Kirani James le daba a su pequeña isla del Caribe anglófono la primera medalla en la historia de Juegos Olímpicos y en la sombra de los peldaños relegados al olvido, la brasileña Geisa Arcanjo (octava) celebraba su registro personal.
Arcanjo logró 19,02 metros y la chilena Natalia Duco, décima con 18,80, récord nacional de su país.
mh/ft

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: