ORLANDO DICE

De cumpleaños, Palacio Nacional e imagen de Leonel Fernández

Orlando Gil
orlandogil@codetel.net.do
EL PLAN.-  No tengo la menor duda de que haya un plan para denostar la figura y obra del gobierno de Leonel Fernández, aun cuando no tengo elementos de prueba ni conozco las razones de su ministro de Tu-rismo para hacer la denuncia. Los políticos dominicanos son unos ociosos. No hacen nada, y cuando se deciden, se van a lo peor. Francisco Javier García debió haber sido más específico, pues al no dar detalles, se le interpreta de manera perversa. Que está usando de mampara al cesante jefe del Estado, pues quien de verdad está en el candelero es él mismo. La fiesta de cumpleaños de su hija Janisbel lo tiene en las cuatro esquinas, y hay personas (¿o sectores?) que consideran que no hay mejor cierre de período. El vídeoclip y las fotos que circulan por la red alimentan el morbo de una clase media cuya vanidad hace horizonte, pero que no perdona la fastuosidad cuando luce excluyente. La envidia mata a medio país que se rasga las vestiduras porque el Palacio Nacional fue usado como locación, olvidándose de los antecedentes…
LA POLÍTICA.- Los antecedentes fueron los 15 años de Dilia Leticia Jorge Mera cuando su padre Salvador Jorge Blanco era presidente de la República e inquilino natural del Palacio Nacional, así como las escenas de películas que fueron filmadas en la Casa de Gobierno, como el Padrino II, Trópico de Sangre, El Buen Pastor, La Ciudad Perdida, La Fiesta del Chivo, etcétera. Aunque en cada ocasión la protesta constó en acta. El dominicano, por temperamento, no respeta nada. Ni monumentos ni símbolos, pero en ocasiones le sale un prurito. Y por suerte. No obstante, la reacción de ahora fue política. A nadie le molesta que Francisco Javier García sea un padre amoroso y espléndido, pues en el fondo casi todos los padres son amorosos, y si pueden, también espléndidos. Lo que subleva el ánimo de una parte de la población, a la clase media, insisto, es su condición: alto dirigente del PLD, ministro del gobierno, jefe de campaña en más de una oportunidad y por igual ganador de elecciones. Él construyó su propio nicho y no puede extrañarse de que sus oponentes lo quieran política y moralmente muerto…
SE LAS TRAE.-  Nadie puede negar las habilidades políticas de Francisco Javier García, pues supo escurrir el bulto y colocar al presidente alante, como si fuera el destinatario de una campaña dirigida contra el padre espléndido que se consagró en los 15 años de su hija Janisbel. Si quieren jugar a la política, todavía no se quita el uniforme y batea de ambos lados del plato. Cada quien se defiende como puede, y la forma fue genial si logra perderse en esa campiña de escasa vegetación en que se esconde. El partido coyunturalmente lo ayuda. Anuncia para el lunes un acto de reconocimiento al presidente de la República y del partido. A ambos a la vez. Y que resulta interesante por lo obvio: es una forma de mantener a Leonel Fernández encima de la tarima cuando todos los espacios debieran estar reservados al entrante Danilo Medina. Hay que preguntarse quién dirigirá los trabajos del Comité Político después del lunes 13 o del jueves 16, pues toda  actividad de final de mandato tiene connotación de despedida. El PLD no puede decirle hasta pronto si continuará como  principal cabeza de su dirección…
SE LAS LLEVA.- Este afán de denunciar campañas en contra del saliente presidente Leonel Fernández, o estos homenajes de circunstancia, no tienen mucho sentido. El presidente del partido no necesita posicionamiento, y para la candidatura de 2016 falta mucho. Si la oposición se dedicara a atacar a Fernández, ahora que va a estar fuera del gobierno, el PLD debiera celebrarlo, pues significa que dejará tranquilo a Danilo Medina y le permitirá cogerle el piso a la administración. ¿Qué puede decirse de Fernández o de su gobierno que no se haya dicho? La pasada campaña electoral fue contra él, y como quiera se impuso el candidato oficial. Ahora, propios y extraños de-bieran averiguar bien antes de iniciar la nueva lucha. Los ataques o las defensas. Fernández, por suerte, no ne-cesita de unas y le resbalan las otras. La sábana alcanza para cubrirlo entero, y si es por los números que registran las encuestas, descansará cómodo. No serán tan buenos como los de Lula da Silva o Michel Bachelet, pero nunca tan oprobiosos como los de Alejandro Toledo..

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: