LA GESTIÓN DEL PRESIDENTE

EL JOVEN DE 42 AÑOS CON CARA DE INOCENCIA QUE LLEGÓ AL PALACIO NACIONAL EN 1996 SE HA CONVERTIDO EN UN POLÍTICO CURADO EN LAS BATALLAS POR EL PODER

  • Transformación. Arriba, una secuencia de sus tres tomas de posesión en 1996, 2004 y 2008. Abajo, tres retratos del mandatario: en 2004, la primera y en 2010 las otras dos. A la izquierda, en su boda con Margarita Cedeño. Sobre estas líneas, con su hija Nicole. 
María Isabel Soldevila
Santo Domingo
Los cabellos encanecen. La piel cambia y la sonrisa parece menos ingenua. Hace ya 16 años de la primera vez que Leonel Fernández Reyna se cruzó en el pecho la banda presidencial. Entonces, era un joven hombre de 42 años, divorciado, delgado, vital –un enorme contraste con el saliente anciano Joaquín Balaguer.
Tres veces ha ocupado ya la primera magistratura y con la experiencia han llegado también las canas, las libras de más, pero también una compañera de vida –que desde el 16 de agosto dejará de ser primera dama para ser vicepresidenta—, una pequeña hija, Yolanda América, que vino a aumentar su prole compuesta por Nicole y Omar Leonel.
Con una exitosa carrera política, a Fernández le ha tocado en dos ocasiones pasar la antorcha de la candidatura por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) a Danilo Medina, quien en 2000 no consiguió llegar a la Presidencia, pero –en un escenario de Deja Vu, con un desenlace diferente– le releva ahora en el palacio presidencial.
Una vida adulta ligada al poder 

La primera magistratura le ha visto madurar. De un joven abogado y profesor universitario se ha convertido en un veterano gobernante con una decena de doctorados Honoris Causa, miles de kilómetros recorridos en viajes gubernamentales y gran influencia en el escenario político local e internacional.

Se van con él su eterno bigote –unos días más canoso, otros más negro— su formalidad inmutable, su seseo, sus discursos de modernidad y su vocación de poder, que será reconocida este lunes por su partido, orgulloso de sus cinco victorias electorales.
SIEMPRE FORMAL 

Siempre de saco y corbata 

SOBRIO AL VESTIR 
Salvo en escasas ocasiones en las que usa chaqueta informal o una camisa de mangas largas, el presidente Leonel Fernández mantiene la formalidad y lleva bajo sol, lluvia, día o noche siempre traje y corbata.

Nunca se le ha visto en mangas cortas.
NIEVE EN SU CABEZA

El paso de los años 

CAMBIOS EN SU FISONOMÍA
El negrísimo cabello con el que entró a la presidencia ha ido también cambiando hacia el gris. Lo mismo ha pasado con su bigote. Es de notar que en ocasiones lo vemos con tonos más oscuros que otras. Los 16 años que han transcurrido desde su primera presidencia se reflejan ahí
TOMADO DEL LISTIN DIARIO

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: