Londres, 10 ago (PL) Pasó casi inadvertido por todas las emociones y hazañas que rodearon la noche de su plata olímpica en los 400 metros planos, pero el dominicano Luguelín Santos tiene enormes deseos de celebrar en grande su éxito.
Yo sé que las miradas, incluyendo la mía, se concentraban en Félix Sánchez, que es ejemplo e inspiración para el atletismo de República Dominicana; sin embargo he tenido la suerte de subir y probar el podio olímpico, manifestó.
En diálogo con Prensa Latina, el joven de 18 años admitió que llegó a los XXX Juegos Olímpicos de Londres con muchas ambiciones después de su éxito en la cita juvenil del mismo rango de Singapur, donde logró dos preseas doradas en 400 y el relevo 4×400.
También logré buenos resultados en el torneo del orbe categoría junior con una de oro y en general mi preparación apuntaba a estar entre los mejores de Londres, explicó luego de reconocer que actualmente la gran figura de los 400 es el granadino Kirani James.
Natural de Bayaguana, de origen muy humilde, Santos dijo que tanto sacrificio por salir adelante y la energía positiva que transmitió Félix Sánchez al reverdecer laureles e imponerse en los 400 con vallas, se conjugan en su conquista.
«En junio obtuve el primer lugar en la Liga Diamante de Nueva York y fue como un regalo para la confianza. A partir de ese instante me puse la meta de no pasar por alto la oportunidad de los Juegos Olímpicos de adultos», argumentó.
Superado por James con 43,94 segundos, ratificándose el granadino como rey de la distancia (es asimismo monarca mundial), el dominicano de 1,77 metros de estatura marcó 44,46 con lo cual superó al trinitario Lalonde Gordon.
Me hubiese gustado batallar por otra medalla con la posta dominicana que ya con Félix Sánchez, Gustavo Cuesta, Joel Mejía y yo, podía batallar, pero nos descalificaron por un error técnico, comentó.
Con enorme modestia y sencillez eludió detallar los avatares de su vida para llegar hasta el firmamento de Londres-2012. Historias de zapatos rotos, hambre y falta de apoyo hasta que un reportaje de televisión dio a conocer su caso.
Del futuro, aseguró que más que nunca se plantea muchos retos y un trabajo largo y sostenido para el ciclo olímpico que se avecina con el sueño de Río de Janeiro

Por Fausto Triana, enviado especial