El dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina desplegó un amplio aparato de espionaje y ejecución en todo el Caribe, pero en Cuba fue de mayor magnitud, a tal grado que llegó a controlar, además del exilio dominicano, importantes resortes del poder cubano
Escrito por: MANUEL JIMÉNEZ
El dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina desplegó un amplio aparato de espionaje y ejecución en todo el Caribe, pero en Cuba fue de mayor magnitud, a tal grado que llegó a controlar, además del exilio dominicano, importantes resortes del poder cubano, según se desprende de la obra “La telaraña cubana de Trujillo”, escrita por el historiador cubano Elíades Acosta Matos.  Trujillo, en opinión de Acosta Matos, no solo “influyó, vigiló, controló, espió, dividió al exilio dominicano en Cuba sino también influyó notablemente en la política cubana”.
Durante una entrevista para HOY, el prominente historiador cubano sostuvo que Trujillo no solo se circunscribió a perseguir y a asesinar a personalidades como Mauricio Báez y Manuel de Jesús (Pipí) Hernández en la Cuba anterior a la Revolución, sino que “influyó notablemente en la política cubana… tejió una telaraña, tejió una red muy extendida, muy profunda, profesional para la época, de personas a sueldo” dentro de los que se incluía a “periodistas, escritores, artistas, políticos, diplomáticos, militares y policías cubanos”.
“De la Revolución hacia atrás, Trujillo fue imbatible en Cuba. Ninguno de los gobiernos logró cortar la telaraña que él pacientemente tejió desde los años  treinta”, sostiene Acosta Matos.
La situación cambió tras el triunfo de la Revolución Cubana el 1º de enero de 1959, pues el nuevo gobierno “tenía en sus normas de principios la oposición activa al trujillismo, la lucha por la liberación de los pueblos”.
Agrega que la nueva Cuba “creó las condiciones para que se fuera extinguiendo la telaraña. O sea, que esas redes se fueran poco a poco cortando, o bien porque una parte de sus colaboradores en Cuba se fueron al exilio o bien porque otros fueron encarcelados por delitos o crímenes cometidos en Cuba, o bien porque dejaron de tener contacto con la embajada dominicana, porque la embajada dominicana, en junio del 59, se cierra en La Habana, precisamente a raíz de Maimón y Estero Hondo”.
“El 24 de junio de 1959, para ser exactos, se retira el último diplomático dominicano en La Habana; un señor de apellido Lantigua (Rafael Lantigua Fernández), ya se había ido antes Porfirio Rubirosa, que fue el último embajador”, expresó el historiador cubano.
Explicó que “la telaraña quiere decir la forma en la que Trujillo fue tejiendo, envolviendo, el país (Cuba) para influir sobre las políticas internas y externas, quitar, llegó a organizar golpes de Estado, a apoyar golpes de Estado en Cuba, llegó a hostilizar el gobierno, a preparar atentados sobre figuras importantes del gobierno que fueron hostiles a Trujillo.
Acosta  Matos afirmó que Trujillo “compró la propia expedición de (Cayo) Confites, se frustra por un enorme soborno que le dio al jefe del ejército cubano del momento, general Genovevo Pérez Dámera, que estuvo a punto de dar un golpe de Estado por esa causa”.
Agregó que la operación no estaba destinada a frustrar la expedición de Cayo Confites, “la operación era darle un golpe de Estado a Ramón Grau San Martín, por lo tanto estamos hablando de algo que iba más allá, mucho más allá…”.
El historiador reveló que cuando Batista llegó al poder por elecciones en el año 1940, Trujillo, que era su amigo, “pensó que iba a haber un período de enormes relaciones, amistad, acercamiento, apoyo, y Batista se mostró frío a pesar de todas las relaciones que tenían”.
Explicó que en esas circunstancias empezó a deteriorarse la amistad entre Trujillo y Batista “al extremo de que tocó fondo ya después de que Batista dio el golpe de Estado a Prío (Carlos Prío Socarrás), en marzo de 1952”.
Dijo que la rivalidad entre Trujillo y Batista llegó al extremo de casi a una guerra entre los dos países en el verano del año 1956.  La obra fue puesta en circulación la noche del lunes en un acto en la Fundación Global.
“En el libro se publica por primera vez el plan que se llama Plan AC, el plan secreto de 16 páginas de las Fuerzas Armadas cubanas de desembarco en República Dominicana y de ocupación para derrocar a Trujillo, en el verano del 56. En realidad la pelea entre ellos era por intereses económicos, no por democracia, ni por soberanía nacional, era su cuota azucarera en el mercado americano, que los dos se la estaban disputando”.
Acosta Matos sostuvo que el Partido Revolucionario Cubano Auténtico “por una serie de razones, era un partido antitrujillista, incluso dentro del partido habían figuras muy importantes que tenían una activa participación contra Trujillo, como por ejemplo el caso Enrique Cotubanamá Henríquez, que estaba casado con una hermana de Prío, y que fue senador de Prío;  y también Juan Bosch, que fue secretario personal de Prío y era un antitrujillista decidido”.
“Los gobiernos auténticos tuvieron malas relaciones con Trujillo, las peores. O sea, antes de la Revolución, los peores y los que más se enfrentaron fueron los gobiernos de Grau y el gobierno de Prío… los gobiernos auténticos, ya después de la Revolución el grado de enfrentamiento fue en la Revolución”, expone Acosta Matos.
El historiador afirma que “por eso es que las relaciones fueron malas. Incluso Trujillo trató de secuestrar a Prío en una ocasión; atentó contra Enrique Cotubanamá Henríquez en La Habana; hizo operaciones y está detrás del golpe de Estado de Batista contra Prío. Eso no se sabía, en el libro salen las pruebas por primera vez”.
Acosta Matos afirma que “Prío y Grau fueron enemigos de Trujillo. Enemigos políticos, como Pepe (José) Figueres de Costa Rica; como Rómulo Betancourt de Venezuela; como (Luis) Muñoz Marín de Puerto Rico. O sea, enemigos enconados los que sin pasar ciertos límites… no se atrevieron a transgredir definitivamente algunos límites, pero se les opusieron y apoyaron al exilio dominicano, eso no se puede ocultar”.
TOMADO DEL PERIÓDICO HOY

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: