EL ROEDOR
Gasto corriente, el sonsonete y la reforma
Aristófanes Urbáez
A Héctor Núñez Báez, el más fiel y desvalido de los peledeístas,
Sr. Marchena.
Aunque HM despachó todo un discurso de “Elogio al Gasto Corriente”, el gobierno de Leonel Fernández, a través de las secretarías de Economía, Hacienda y Banco Central, desmentía la versión de que el “gasto corriente” fuese supernumerario bajo el alegato de que si era comparado con el Gobierno del PRD (2000-04), sí había aumentado, pero si se le comparaba con el crecimiento del PIB del período (2004-2011), era mucho menor, inclusive que el gasto corriente de Balaguer y sus “pobres padres de familia”. Que el PRD no podía hablar porque la economía no creció cuando el partido blanco fue gobierno.
Con eso de la nómina y del gasto corriente, hay que ser delicado porque ya comienza a oírse el grito de los peledeístas de que los están botando; y si, además, se comienza con la tijera se puede quedar valioso material profesional, gente del pueblo y marginados (para los que el Estado “parasitario y democrático” no dispuso ni previó ninguna provisión para final de sus vidas y que tienen una “botella” de 5, 10, 15 mil pesitos, que jamás se acercan a las complacientes pensiones otorgadas por la generosidad de la misma administración morada de Leonel), que si el Gobierno de Danilo los “cercena”, los está mandando a una dura e indigente muerte: vivir de lo que pueda “colectarle” la familia o de la caridad privada (“de la “misericordia de las estrellas”), como decía Balaguer, si es que tienen energía para buscarse su sobra. El PRD acusa y acusa, vocea y vocea, pero cuando es poder jamás se pierde en esto (vean sus ayuntamientos).
Esto de la democracia ‘clientelista’ y ‘prebendaria’, es para gobernantes “magos”, porque el gasto corriente frena el desarrollo y la inversión en el gasto de capital; pero si botas a todo el que vive de un turrón, como la hormiga, del gobierno, se crea desasosiego social y partidario. Ya comienzan los gritos de que “hice campaña para que me boten”. Lo ideal es que la economía crezca y cree los empleos que necesite el país: de calidad. Lamentablemente, no es así que funciona “el libreto”.
Frente a un Estado en que los servicios asistenciales y públicos son un desastre, quitarle los chelitos de la comida a un pobre (ya no hay clase media), es condenarlo a la vejación y a una muerte de hereje. Pero esa es la parte que a nadie se le dice. ¿Cómo usted le pide, Marchena, a un peledeísta con cuatro hijos, que le dé un ‘chance’ a otro, si ya vive en la entrada del 28? 
2.- La mujer de mime: ¡la misma! 
.Vi al sociólogo del PRD, Lic. Alejandro Abreu, en un programa de TV, y aunque hizo como opositor sus ataques a Danilo y a Leonel, parece que Alejandrito tiene los asuntos claros: las perspectivas de su partido, sus aportes a la democracia, su participación en hechos históricos; sus crisis, etc. Es un hombre con concepción de su partido y del motivo de su existencia.

Pero aquí hay unos tipos que, primero, son ‘apartidistas’ y libres pensadores, que no es intolerancia (porque todo el que “sabe”; sabe que aquí todo el mundo dice lo que le venga en ganas, sin censura); que no hablan de sus partidos, de quienes los financian en el PLD (porque son sus canchanchanes); son dizque comunicadores independientes o apartidistas, pero nunca atacan a sus conmilitones, a quienes los protegen; y a la semana retoman su tema: Leonel, Danilo. El mismo veneno, la misma baba; hablando lo mismo con maniqueísmo vergonzoso. Porque si un militante de un partido, por ejemplo: K’abito Gautreau, ataca al Gobierno. ¡No importa, periodista perredeísta! Pero los otros, que son los venenosos y cuyas vidas llenas de luceros e ¡indelicadezas!, son los lenguaraces. Señores: hablen primero de su PRD, y después ataquen a los otros.
Recobren la compostura, la vergu¨enza. O vengan donde mí, para darles el background de sus jefes y así comprenderán que la flor no es tan fragante como la pintan. No se mueran como tunantes y gamberros. ¡Recobren la dignidad! Jottín Cury, Juan Bosch, Carlos Curiel, Pedro Henríquez Ureña, Rafael Núñez Grassals; han dicho qué es un periodista, que puede hasta simpatizar por la causa que quiera, pero no puede ser un vocero de una sola causa. ¿O acaso vivimos entre santos y profetas? 
3.- Danilo y su gobierno.- 
Usted puede denunciar todo lo que quiera, opinar de todo lo que quiera, pero lo que usted no puede es trazarle pautas al primer mandatario de la Nación aunque haya votado por él; y menos, si lo que eres es su enemigo, que perfumaste con veneno el camino por donde él iba a pasar. En países de Estado débil y pobre institucionalidad (A. Corten), se presentan situaciones y mancuernas que el jefe de Estado, que juró hacer cumplir las leyes y la Constitución, no puede influir porque son poderes que escapan a los mandatos del Ejecutivo. Lo que tiene el jefe de Estado es actuar con transparencia y poner a disposiciones del Legislativo y Judicial todas las prerrogativas de su cargo, para que no se violente el “Estado social y democrático de derecho”. Ya Danilo dijo que “no aceptará chantajes de nadie” y gobernará con “el oído colocado en el corazón del pueblo”. Politiqueros a tiempo completo: ¡denle un tiempo!

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: