El clima extremo puede causar que los ríos costeros como el Mississippi cambien la dirección en que corren sus aguas.  Foto: Rogelio V. Solis/ AP

Los fuertes vientos que provocó el huracán Isaac en su paso por Estados Unidos hicieron que el ríoMississippi, el cuarto río más largo del mundo, fluyera en sentido contrario durante 24 horas.

El martes, el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) registró en Belle Chasse, Luisiana, que el agua del río fluía en sentido opuesto.

El caudal del río -que es la cantidad de agua que pasa en una unidad de tiempo determinada- casi alcanzó los 5.200 metros cúbicos por segundo. En condiciones normales, su caudal es de alrededor 3.540 metros cúbicos por segundo.

Las aguas llegaron a una altura casi tres metros superior a su altura promedio.

A medida de que el huracán avanzaba, los instrumentos de medición del USGS en Baton Rouge (150 kilómetros río arriba) registraron un aumento de 2,5 metros por encima de su nivel normal.

“Este flujo inverso del poderoso Mississippi no es otra cosa sino una medida de la fuerza extrema de Isaac”, indicó la directora del USGS, Marcia McNutt.

“Mientras episodios como este pueden ser efímeros, son indicadores de por qué necesitamos respetar y acatar las advertencias de los huracanes”.

Situaciones extremas

Pero no es la primera vez que este fenómeno le ocurre al río Mississippi. Sucedió durante el paso del huracán Katrina, en 2005, cuando el río alcanzó una altura de 4 metros por encima de su nivel normal.

Pero no es sólo el clima extremo el que causa ese efecto; un terremoto cerca de la falla de Nueva Madrid en Missouri en 1812, también invirtió la dirección del río por varias horas.

De acuerdo con el meteorólogo Martín Mata de la Oficina Nacional de Meteorología de República Dominicana, lo sucedido en el río estadounidense no es un fenómeno fuera de lo común en situaciones climáticas extremas como las que provocó Isaac.

“Es lógico que el sentido del río cambie, pues los vientos están moviéndose 360 grados constantemente (…) En un ciclón tropical los vientos soplan en dirección opuesta a las manecillas del reloj y con su fuerza provocan que las aguas fluyan en sentido opuesto”, indicó Mata a BBC Mundo.

El río Tonle Sap, en Camboya, fluye hacia al norte durante la primera mitad del año y hacia el sur durante la segunda mitad.

“El lago Tonle Sap es el lago de agua dulce más grande en el sudeste asiático. Cubre un área de alrededor 250.000 hectáreas en la temporada de sequía. El lago también constituye uno de los lugares más ricos de Camboya en lo que se refiere a recursos naturales. Un fenómeno hidráulico único se produce en esa área: cuando la temporada de Monzón empieza, las aguas del río Mekong fuerzan al río Tonle Sap a correr en sentido contrario, hacia el norte”, señala la UNESCO.

(Con información de la BBC)

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: