MATANZAS.— El legendario pelotero Wilfredo Sánchez, integrante de los equipos matanceros y del team Cuba por varios años, habla de Chávez con fervor y muy emocionado. Casi 24 horas después del deceso del presidente venezolano se empecina en no dar por cierta la noticia. «Todavía no lo puedo creer», dice el ex- integrante de Los Tres Mosqueteros del béisbol cubano.

«Me sentí muy impresionado al conocer la noticia. Estuve muy cerca de Chávez cuando Cuba le devolvió la visita en aquel memorable tope amistoso a instancias de Fidel y el líder bolivariano. El juego se desarrolló en Barquisimeto y Chávez tuvo la gentileza de firmarme un guante, que yo conservaré con mucho cariño hasta el último de mis días, al igual que la pelota que me rubricó Fidel.

«Aquel partido de pelota tan cerca de esos dos grandes revolucionarios fue una de las cosas buenas que me han ocurrido en la vida. A Chávez lo recordaré siempre como un hombre de pueblo, sencillo y profundo a la vez. Fue muy solidario y tuvo una gran simpatía por los más humildes; su obra como Presidente da fe de cuánto hizo esencialmente por los más necesitados».