Los líderes nazis más famosos

Sus intervenciones fueron tan importantes como la del propio Adolf Hitler en los crímenes contra la humanidad cometidos durante la Segunda Guerra Mundial y durante la construcción del Tercer Reich.

La cúpula nazi

De izquierda a derecha, Ritter von Epp; Rudolf Hess; Adolf Hitler y Hermann Goering. /Getty

A principios de los años 20 del siglo XX, un terrible movimiento ideológico se gestaba en Europa. Adolf Hitler, un pintor frustrado, de origen humilde y traumático, que había participado como soldado en la Gran Guerra, malvive en Viena. Este joven había sido profundamente influenciado por ideas xenófobas y supremacistas relacionadas con una idea casi mitológica de la ‘raza’ germánica, y soñaba con la unificación del territorio en una gran nación alemana. 

Una década después, Hitler se convertiría en canciller de Alemania. Pero tal prodigio no se debió solo a su elevado carisma, o al caldo de cultivo de la sociedad alemana, sumida en una profunda crisis y humillada tras las condiciones del Tratado de Versalles; la carrera de Adolf Hitler, el temido führer, estuvo siempre acompañada de un séquito de seguidores, fanáticos de su ideología y con diversos intereses políticos. Estos hombres se convertirían luego en miembros del partido nazi y en arquitectos del Tercer Reich, que desataría un terror inigualable en toda la historia reciente. 

El partido nazi creció sin cesar desde su base de Baviera, y organizó grupos de armas fuertes para proteger sus manifestaciones y reuniones. En 1923 Hitler y sus seguidores se sintieron lo suficientemente fuertes como para organizar un golpe de Estado, el Putsch de Múnich, un intento fallido de tomar el control del gobierno del estado bávaro con la esperanza de que desencadenara una insurrección nacional contra la República de Weimar. El golpe falló, el partido nazi fue temporalmente prohibido y Hitler fue enviado a prisión la mayor parte de 1924. 

Tras su liberación, Hitler rápidamente comenzó a reconstruir su partido, prometiendo alcanzar el poder solo a través de medios políticos legales a partir de entonces. Finalmente, en 1933, con mayoría en el Parlamento, Hitler fue nombrado canciller por el presidente del Reich, Paul von Hindenburg. 

La historia del círculo interno del führer está llena de conspiraciones, envidias, y una ferviente competición por acercarse al poder.  

En esta galería hacemos un repaso por la cúpula del partido nazi, los más allegados al führer, que ayudaron a construir el Tercer Reich, y el destino de todos ellos. Sus intervenciones fueron tan importantes como la del propio Adolf Hitler en los crímenes contra la humanidad cometidos durante la Segunda Guerra Mundial (de 1939 a 1945), y durante la construcción del Tercer Reich, que ejerció un gobierno del terror en Alemania y los territorios ocupados. VER 10 FOTOSLaura Marcos04/08/2020GettyAdolf Hitler (1889 — 1945)


Líder del partido nazi, su carismática y fanática figura fue atrayendo la atención de más seguidores durante los años 20, que le acompañaron en su demente lucha de lograr una nación germana con pureza de sangre, en un contexto de crisis económica y humillación tras la Gran Guerra. 

Es uno de los criminales políticos más famosos de la historia contemporánea, y hoy en día su figura ha pasado a ser un mito por el horror que desató. 

El gobierno totalitario nazi desencadenó la Segunda Guerra Mundial, el conflicto armado más sangriento de la historia de la humanidad con 45 millones de muertos; subyugó al pueblo alemán bajo una dictadura xenófoba y autoritaria, y su gobierno culminó en una terrorífica planificación de eliminación física sistemática de todos los judíos y otros enemigos de la nación del territorio conquistado a través de campos de trabajo y exterminio, conocida como el Holocausto. 

Tras cinco años de duración, la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin al producirse el avance, tanto de los aliados como del ejército rojo, que acorralaron a los nazis y les dejaron atrapados en Berlín. Adolf Hitler se suicidó, rodeado de los seguidores que le quedaban, el 30 de abril de 1945 pegándose un tiro en la cabeza, con el ejército enemigo a las puertas de la ciudad. GettyJoseph Goebbels (1897— 1945)


Ministro de Propaganda de régimen nazi, fue un escritor frustrado, profundamente antisemita, que vio realizadas sus pretensiones bajo la administración de Adolf Hitler como su mano derecha, controlando la totalidad de los medios de comunicación, y manejando la industria de la propaganda de manera magistral, adaptándose al lenguaje del siglo XX. 
Goebbels ejerció un papel clave en el ejercicio de contaminación de las mentes de los ciudadanos alemanes contra los judíos

Se suicidó el 1 de mayo de 1945 en el búnker del führer de Berlín, tras ejecutar a su mujer y sus seis hijos, un día después del suicidio del propio Hitler. GettyRudolf Hess (1894 — 1987)

Fue la persona más cercana al führer durante los inicios de su ideología, en los años 20. Fue una de las personas que le vio realizar sus imponentes discursos en las cervecerías de Múnich, y se convirtió en su confidente. Rudolf Hess participó en el intento fallido de golpe de estado, el Putsch de 1923. Mientras ambos estaban en prisión, transcribió y editó el dictado de Adolf Hitler Mein Kampf (Mi Lucha), y desempeñó las funciones de secretario privado de Hitler en la década de 1920 y como diputado, líder del partido y ministro sin cartera desde 1933. 

Después de la guerra, Hess fue juzgado en los juicios de Nuremberg y condenado a cadena perpetua. Cumplió su condena en la prisión de Spandau en Berlín, donde desde 1966 fue el único recluso. Hess se ahorcó con un cable eléctrico en los terrenos de la prisión de Spandau el 17 de agosto de 1987. GettyHermann Goering (1893 — 1946)

El mariscal, héroe de guerra, recuperó su honor y dignidad bajo la administración del partido nazi, estableciendo la policía política secreta de la Gestapo y los campos de concentración, además de estar al frente de la reconstrucción de la armada aérea. 

Goering había tenido un tío judió con lo que, aunque apoyaba al régimen, no estaba muy conforme con las políticas de aniquilación antisemitas, lo que le fraguó una enemistad manifiesta con Goebbles. Compitió por el liderazgo de la policía del régimen con Himmler. Además, su posición social también hizo que las relaciones sociales fueran clave en su administración. 

Se suicidió ingiriendo veneno en 1946 durante su encarcelamiento antes de poder ser ejecutado, tras haber sido condenado a la horca como criminal de guerra. GettyHeinrich Himmler (1900 — 1945)

Heinrich Himmler fue una de las figuras más poderosas del Tercer Reich, supervisando la creación y gestión del vasto estado policial nazi, así como la infraestructura del Holocausto. Estableció el primer campo de concentración en Dachau y organizó campos de exterminio en toda la Europa ocupada. Heinrich Himmler intentó evadir a Adolf Hitler y hacer la paz con los aliados occidentales. Hitler ordenó el arresto de Himmler, y Himmler intentó escapar disfrazado de soldado alemán. Fue capturado por los aliados y se suicidó ingiriendo cianuro el 23 de mayo de 1945. GettyMartin Bormann (1900 — 1945)

Bormann fue, desde 1933, el jefe de gabinete del diputado führer, Rudolf Hess. El 12 de mayo de 1941, Hitler designó a Bormann para ocupar el cargo de jefe de la cancillería del partido, sucediendo a Hess. Bormann se convirtió así en jefe de la maquinaria administrativa del Partido Nazi. 

Fue un gran defensor de la persecución y el exterminio de judíos y eslavos, y desempeñó un papel clave en la expansión del programa alemán de trabajo esclavo. Desapareció poco después de la muerte de Hitler, y se supuso que estaba muerto o escondido. Fue acusado el 29 de agosto de 1945, junto con otros líderes nazis, por cargos de crímenes de guerra y, aunque ausente, fue declarado culpable y sentenciado. 

Informes de la década de 1960 alegaron que Bormann había escapado y había estado viviendo en América del Sur, posiblemente en Paraguay. Sin embargo, a principios de 1973, un experto forense de Berlín estableció «casi con certeza» que uno de los dos esqueletos desenterrados durante la construcción en Berlín Occidental en diciembre de 1972 era el de Bormann, y el 11 de abril de 1973, las autoridades de Alemania Occidental lo declararon oficialmente muerto. Ese esqueleto fue sometido a pruebas de ADN en 1998, y los investigadores confirmaron que los restos eran de Bormann. GettyAlbert Speer (1905 —1981)

 Albert Speer fue el arquitecto jefe de Adolf Hitler y ministro de armamentos y producción de guerra. Durante la guerra, se convirtió en una persona muy cercana al führer.

Speer trabajaba en planes para reconstruir todo Berlín (que nunca se llevaron a cabo) y, como ministro de armamentos, amplió el uso de mano de obra esclava, suministrada principalmente desde campos de concentración, que mantenía la producción de material de guerra para Alemania. 

En los juicios de Nuremberg, Albert Speer fue condenado por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, y cumplió una condena de 20 años de prisión. Murió en Londres en 1981. GettyErnst Röhm (1887 —1934)

Röhm ayudó a Hitler a ganar el apoyo del ejército en Baviera. Durante el Putsch del 8 al 9 de noviembre de 1923, en Munich, fue brevemente encarcelado. Röhm quería que las SA (el ejército de los ‘camisas pardas’) absorbieran o reemplazaran al Reichswehr (ejército regular), en contra de los deseos de Hitler. 

Hermann Göring y Heinrich Himmler conspiraron contra él al ser percibido como una amenaza. Además, utilizaron la homofobia de Hitler contra él (Röhm era abiertamente homosexual). Hitler finalmente decidió eliminar al jefe de las SA, y fue ejecutado en Múnich en 1934. GettyReinhard Heydrich (1904 — 1942)

Este funcionario alemán nazi fue el principal oficial de Heinrich Himmler en el Schutzstaffel, el cuerpo paramilitar conocido comúnmente como las SS. Jugó un papel clave en la organización del Holocausto durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. 

En septiembre de 1941, Heydrich había sido nombrad gobernador de Bohemia y Moravia (ahora, en la República Checa). Combinó medidas represivas y ejecuciones masivas con un intento de aplacar a los campesinos y trabajadores checos mejorando las condiciones sociales y económicas. Finalmente, el 27 de mayo de 1942, dos agentes checos lo hirieron mortalmente con una bomba mientras viajaba en su automóvil. Murió el 4 de junio en un hospital de Praga.  GettyAdolf Eichmann (1906 —1962)

Adolf Eichmann estuvo a cargo de la identificación y el transporte de judíos en todas partes de Europa que fueron ocupadas por la Alemania nazi a campos de exterminio en la Polonia ocupada por los alemanes, incluida Auschwitz

Las tropas estadounidenses capturaron a Adolf Eichmann cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, pero escapó en 1946 y se estableció en Buenos Aires, Argentina, en 1958. Agentes israelíes del Mossad lo capturaron allí y lo sacaron de contrabando de Argentina para llevarlo a juicio en Israel. Después de un juicio de ocho meses, fue declarado culpable. Fue ahorcado en 1962. 

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: