El escritor nicaragüense Félix Rubén García Sarmiento, mejor conocido como Rubén Darío falleció el 6 de febrero de 1916 en la ciudad de León, Nicaragua ala temprana edad de 49 años.  Desde temprana edad, se vio influenciado por otros escritores, músicos y poetas. Desde Las Mil y una Noches hasta la Biblia despertaron en Rubén la pasión por el arte literario. Su primer poema conocido como “el niño poeta”.

El también poeta, periodista y diplomático nació el 18 de enero de 1867 en la ciudad nicaragüense de Metapa.

Entre sus libros publicados, Ruben Darío se consagró como representante del modernismo literario en lengua castellana.

El escritor nicaragüense Félix Rubén García Sarmiento, mejor conocido como Rubén Darío falleció el 6 de febrero de 1916 en la ciudad de León, Nicaragua ala temprana edad de 49 años. 

LEA TAMBIÉN:

Conoce el legado del poeta Rubén Darío a través de sus obras

El también poeta, periodista y diplomático nació el 18 de enero de 1867 en la ciudad nicaragüense de Metapa.

Desde temprana edad, se vio influenciado por otros escritores, músicos y poetas. Desde Las Mil y una Noches hasta la Biblia despertaron en Rubén la pasión por el arte literario. Su primer poema conocido como “el niño poeta”.

Tuvo la fortuna de encontrarse con otras culturas, al viajar a El Salvador, Chile, Argentina. En este último país trabajó como periodista en La Nación y estrechó vínculos con Bartolomé Mitre, a quien dedicara una de sus obras.

Entre sus libros publicados, Darío se consagró como representante del modernismo literario en lengua castellana. Se casó con Francisca Sánchez, una mujer de origen campesino, con quien tuvo cuatro hijos y tres de ellos murieron.

También sirvió a la política, pues fue cónsul de Nicaragua en París y formó parte de una comisión para resolver conflictos territoriales con Honduras.

Entre los textos más reconocidos está Azul, Abrojos, Prosas profanas y otros poemas, Tierras solares, Los raros y El canto errante. Entre las características de esa obra están el cromatismo, la sonoridad y el ritmo para tratar la mitología, lo exótico, lo sus subjetividades. Navegó desde el patriotismo hasta la angustia el tono suave y angustiado.

Lamentablemente, padecía el alcoholismo,  una adicción que le dejó graves y frecuentes problemas de salud, tanto que afectaba su estabilidad mental y desarrolló una idea obsesiva alrededor de la muerte.

A 106 años de su muerte en la ciudad de su infancia, León, este 6 de febrero, queremos recordarlo a través de diez frases que nos brindan un poco de sus perspectivas ante la vida.

Diez frases de Rubén Darío

  1. “El libro es fuerza, es valor, es fuerza, es alimento; antorcha del pensamiento y manantial del amor”.
  2. “La luz produce los colores: los colores no encienden la luz”.
  3. “Cuando quiero llorar, no lloro…Y a veces lloro sin querer”.
  4. “Si pequeña es la patria, uno grande la sueña”.
  5. “Para qué querré yo la vida cuando no tenga juventud”.
  6. “Eres un universo de universos y tu alma una fuente de canciones”.
  7. “La muerte es de la vida la inseparable hermana. La muerte es la victoria de la progenie humana”.
  8. “Las letras, como las flores, como las frutas, como los pueblos, suelen sufrir epidemias que las devastan y desfiguran”.
  9. “La muerte es de la vida la inseparable hermana. La muerte es la victoria de la progenie humana”.
  10. “El eterno femenino puede tornar humano lo divino”.

Por: teleSUR –

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: