Cómo la URSS casi pierde la Segunda Guerra Mundial en 1942 (Fotos)

BORIS EGOROV

Mujer llorando sobre las ruinas de su pueblo natal quemado por los nazis.

Mujer llorando sobre las ruinas de su pueblo natal quemado por los nazis.Oleg Knorring/Sputnik

Las tropas alemanas se abrieron paso hasta el Cáucaso, amenazando con apoderarse de los mayores campos petrolíferos soviéticos. La pérdida del oro negro podría haber paralizado completamente al Ejército Rojo.

A finales de 1941, en el periodo más crítico de la batalla por Moscú, las tropas soviéticas lanzaron una contraofensiva a gran escala y rechazaron a la Wehrmacht, de forma totalmente inesperada para el enemigo. Al mismo tiempo, en el sur, el Ejército Rojo consiguió reconquistar la importante ciudad de Rostov del Don, y cerca de Leningrado, durante la ofensiva de Tijvin, infligió varios golpes sensibles a los ejércitos del Grupo de Ejércitos Norte.

Alentados por estos éxitos, los dirigentes del país decidieron que había llegado el momento de tomar la ofensiva en todos los frentes y, como dijo Stalin, “no dar un respiro a los alemanes, conducirlos hacia el oeste sin parar, obligarlos a agotar sus reservas antes de la primavera… y asegurar así la derrota completa de las fuerzas de Hitler en 1942”. Los argumentos del general Gueorgui Zhúkov sobre la incapacidad del Ejército Rojo para llevar a cabo planes tan ambiciosos fueron ignorados por el mandatario soviético.

Contraataque del Ejército Rojo cerca de Moscú.

Contraataque del Ejército Rojo cerca de Moscú.Sputnik

A finales de diciembre, las fuerzas soviéticas intentaron retomar Crimea, que perdieron casi por completo (sólo se mantuvo la base principal de la Flota del Mar Negro, Sebastopol). Los soldados desembarcados los días 26 y 29 cerca de las ciudades de Kerch y Feodosia sufrieron grandes pérdidas, pero consiguieron afianzarse en la parte oriental de la península.

“Se notó como si el barco chocara con algo”, recordaba el ametrallador Fiódor Kovalchuk. “Noche, viento, escarcha, tablas arrastradas por la ola, cohetes volando por todas partes y oscuridad y balas trazadoras penetrantes por todas partes. Se oye la orden: ¡Adelante, hacia Crimea!, Saltamos por la borda, el agua está por encima de mi hombro, bajo mis pies el suelo, el frío me quema todo el cuerpo, pero mis piernas aún están calientes en el rompevientos. No tengo tiempo para pensar, sigamos adelante y vayamos a tierra…”. 

Los soldados del Ejército Rojo a bordo del crucero

Los soldados del Ejército Rojo a bordo del crucero «Crimea Roja» se apresuran a reforzar las tropas que defienden Sebastopol.Alexánder Sokolenko/Sputnik

Al mismo tiempo, en el norte fracasó la operación ofensiva de Luban para romper el bloqueo de Leningrado, iniciada el 7 de enero. La segunda ciudad más importante de la Unión Soviética se moría literalmente de hambre: la gente se desmayaba en sus puestos de trabajo por agotamiento, se registraban casos de canibalismo y de asesinatos para obtener cartillas de racionamiento, y cientos de cadáveres tirados en las calles ya no sorprendían a nadie.

No fue hasta el inicio de la primavera cuando Leningrado comenzó a recuperar la vida. El 29 de marzo, un gran carro partisano llegó aquí con alimentos de milagro, y pronto se organizaron granjas subsidiarias, cultivando verduras en los suburbios desocupados. Pero en 1942 el Ejército Rojo no pudo romper el cerco.

Gente en la sitiada Leningrado.

Gente en la sitiada Leningrado.MAMM/MDF/russiainphoto.ru

Las cosas estaban un poco mejor al sur de Leningrado, en la zona de los lagos Ilmen y Seliger. El 20 de febrero, como resultado de la exitosa ofensiva de las fuerzas soviéticas, fueron cercadas importantes fuerzas del 2º Cuerpo alemán y de la división motorizada de las Unidades de la Calavera de las SS, ascendiendo a 95.000 personas. El Ejército Rojo se dispuso inmediatamente a destruir la llamada “caldera de Demiansk”, pero todos sus esfuerzos acabaron en nada.

“El enemigo bloqueó todas las carreteras, todos los caminos y accesos adecuados para nuestra ofensiva”, recordó el teniente general Pável Kurochkin: “Los tranquilos campos cubiertos de nieve frente a las aldeas podían convertirse en un infierno en un instante en cuanto pasáramos a la ofensiva”. La Luftwaffe abasteció eficazmente a los hombres cercados con provisiones y municiones hasta que el grupo del ejército del teniente general Walter von Seidlitz-Kurtzbach rompió el anillo del cerco el 22 de abril de 1942.

Soldado alemán en Demyansk.

Soldado alemán en Demyansk.Bundesarchiv

Buscando la victoria en todos los sectores del frente a la vez, el mando soviético sólo logró un éxito limitado. En la línea principal, el Ejército Rojo, que había alejado a la Wehrmacht de Moscú y liberado vastas áreas, no logró derrotar al Grupo de Ejércitos Centro. Con grandes pérdidas, los soviéticos se vieron obligados a detener su ofensiva a finales de marzo.

Además, los alemanes mantuvieron y consolidaron una cabeza de puente cerca de Rzhev, a 200 km de la capital. El abultamiento de Rzhevsko-Vyazemsky, profundamente incrustado en las defensas soviéticas, se convirtió en un hueso en la garganta de los dirigentes soviéticos: desde aquí el enemigo podía volver a intentar en cualquier momento precipitarse hacia Moscú. A lo largo de 1942 se produjeron sangrientos e infructuosos intentos de eliminarla.

Soldados del batallón antitanque de limpieza avanzando hacia Vyazma tras las batallas por Rzhev.

Soldados del batallón antitanque de limpieza avanzando hacia Vyazma tras las batallas por Rzhev.Alexéi Stolyarov/Sputnik

El Ejército Rojo también tenía su propia cornisa. La protuberancia de Barwenka, formada durante la ofensiva de invierno en Ucrania, amenazaba los flancos y la retaguardia de la agrupación alemana cerca de Járkov. Desde aquí, el 12 de mayo, las tropas soviéticas lanzaron una ofensiva en dirección a este importante centro industrial, que pronto resultó fatal.

Tras rechazar los ataques del Ejército Rojo, la Wehrmacht atacó la parte más peligrosa de la defensa soviética: el cuello de la cornisa. El 22 de mayo, viniendo del sur el grupo del ejército Kleist en 10 km de la ciudad de Balakleya conectó con dos divisiones de tanques del 6º ejército de Friedrich Paulus desde el norte, y habiendo “cortado” la cornisa cerró una trampa para las tropas soviéticas. Había más de 200.000 soldados soviéticos, y solamente 22.000 consiguieron volver.

“En todas partes se ve la misma imagen: el enemigo, ya apiñado, hace intentos aquí y allá para abrirse paso, pero ya se enfrenta a un colapso… Multitud de prisioneros se dirigen a la retaguardia, nuestros tanques y unidades de la 1ª división de montaña atacan en las cercanías: ¡una imagen impresionante!”, escribió el general von Bock, comandante del Grupo de Ejércitos Sur. 

Tropas alemanas cerca de Jarkov.

Tropas alemanas cerca de Jarkov.Dominio público

La catástrofe de Járkov y la derrota de las fuerzas soviéticas en la parte oriental de Crimea, que se produjeron al mismo tiempo, permitieron a la Wehrmacht comenzar a aplicar el plan Blau, la campaña por el petróleo en el Cáucaso. Los yacimientos de Siberia aún no habían sido descubiertos, y Bakú, Grozni y Maikop representaban más del 70% de la producción total soviética. Su captura o destrucción por el enemigo podría inmovilizar al Ejército Rojo y socavar la economía de la URSS y su capacidad de resistencia.

El mando soviético esperaba un golpe en Moscú y no reaccionó inmediatamente a la ofensiva alemana en el sur. El 28 de junio, el 4º Ejército Panzer de Herman Goth rompió el frente entre Kursk y Járkov y se precipitó hacia el Don. El 3 de julio, los alemanes se abalanzaron sobre Vorónezh, el 4 de julio cayó Sebastopol, que se mantuvo 250 días, y el 23 de julio fue capturada Rostov del Don, la primera gran ciudad liberada por el Ejército Rojo en noviembre de 1941. Tras su pérdida, la comunicación entre la parte europea de la URSS y el Cáucaso sólo era posible a través de Stalingrado. Este último eslabón debía ser cortado por el Grupo de Ejércitos B, comandado por el Coronel General Maximilian von Weichs, que incluía el 6º Ejército de Paulus, que pronto se hizo mundialmente famoso.

Recaptura de Rostov del Don por las tropas alemanas en julio de 1942.

Recaptura de Rostov del Don por las tropas alemanas en julio de 1942.Roger Viollet/Getty Images

La “blitzkrieg” alemana en el sur de la Unión Soviética, que recibió una segunda vida, conmocionó a los dirigentes del país. El 28 de julio de 1942, el Comisario del Pueblo para la Defensa de la URSS, Stalin, firmó la orden número 227 “Sobre las medidas para reforzar la disciplina y el orden en el Ejército Rojo y la prohibición de la retirada no autorizada de las posiciones de combate”, conocida comúnmente como la orden “¡Ni un paso atrás!”. Según esto, se planeaba crear unidades de penalización en los ejércitos donde se enviaría a los militares “culpables de disciplina por cobardía o inestabilidad y se les pondría en secciones difíciles del frente para darles la oportunidad de redimir con sangre sus crímenes contra la Patria”. 

Se crearían de tres a cinco destacamentos de barrera (no más de 200 hombres cada uno) en cada ejército. Debían situarse “en la retaguardia inmediata de las divisiones inestables, y en caso de pánico y de retirada caótica de las unidades de la división debían estar obligados a disparar a los cobardes en el acto y ayudar así a los soldados honrados de las divisiones a cumplir con su deber ante la Patria”.

Soldados soviéticos durante una batalla, julio de 1942.

Soldados soviéticos durante una batalla, julio de 1942.Max Alpert/Sputnik

Con iniciativa y superioridad numérica, las tropas del Grupo de Ejércitos A del General Mariscal de Campo Wilhelm List se abrieron paso rápidamente hacia el sur. Se apoderaron de las ricas regiones agrícolas del Don y del Kubán, de la península de Taman y llegaron a las estribaciones de la Gran Cordillera del Cáucaso. El 21 de agosto se izaron banderas alemanas en las dos cimas del monte Elbrús. En septiembre, sin embargo, la ofensiva alemana comenzó a estancarse notablemente.

“En obstinadas batallas defensivas las tropas soviéticas infligieron grandes pérdidas al enemigo, lo detuvieron en todo el frente de la dirección del Cáucaso”, recordó el general de división Andréi Grechko, comandante del 47º Ejército (futuro ministro de Defensa de la URSS): “La heroica defensa de nuestras tropas frustró el plan de Hitler de irrumpir en el Cáucaso, dio al Alto Mando soviético la oportunidad de ganar tiempo, acumular reservas y reforzar con ellas el Frente Transcaucásico. Las exhaustas fuerzas alemanas ya no eran capaces de avanzar en un amplio frente. La transferencia de reservas al Grupo de Ejércitos A desde debajo de Stalingrado estaba descartada. Los ejércitos de tanques 6º y 4º atascados en la orilla del Volga necesitaban el refuerzo…”. 

Soldados de infantería alemanes en las cumbres del Cáucaso, septiembre de 1942.

Soldados de infantería alemanes en las cumbres del Cáucaso, septiembre de 1942.Roger Viollet/Getty Images

En otoño la dirección del Tercer Reich, que hasta entonces consideraba prioritaria la dirección del Cáucaso, trasladó toda su atención a Stalingrado, que requería cada vez más efectivos. Los alemanes querían tomar la ciudad lo más rápidamente posible, para lanzar al Ejército Rojo detrás del Volga, para liberar sus fuerzas y continuar la “campaña del petróleo” y golpear a Moscú desde el sur.

Poco a poco, los 300.000 efectivos del 6º Ejército del general Friedrich Paulus se vieron inmersos en feroces y sangrientas batallas callejeras. En noviembre, las fuerzas soviéticas estaban inmovilizadas en el Volga y sólo ocupaban pequeñas cabezas de puente en la orilla, cerca de varias fábricas. “Estábamos atiborrados, hambrientos, pero en algún momento llegó el frenesí, ya no sentí piedad por mí ni por los alemanes…”, recordaba la soldado Milja Rosenberg: “Luchábamos por cada trozo de pared con extrema crueldad, y por la noche tanto nosotros como los alemanes nos arrastrábamos o intentábamos avanzar a través de las comunicaciones y los túneles de las fábricas: nosotros para conseguir comida y munición, los alemanes para arrojarnos al Volga”.

Tropas soviéticas en Stalingrado.

Tropas soviéticas en Stalingrado.Georgy Zelma/МАММ/МDF/russiainphoto.ru

El 19 de noviembre, cuando los alemanes creían tener la victoria en el bolsillo, comenzó la operación soviética Urano. De forma totalmente inesperada para el enemigo, el Ejército Rojo asestó poderosos golpes en los flancos del 6º Ejército, que estaban cubiertos por unidades rumanas en su mayoría débiles. En cuatro días se cerró el anillo de cerco alrededor de la gran agrupación de Paulus.

La operación Marte, que comenzó el 25 de noviembre cerca del saliente Rzhevsko-Vyazemsky, iba a seguir un escenario similar al de Urano. Sin embargo, el 9º Ejército del Coronel General Walter Modell no pudo ser neutralizado como había ocurrido con el 6º Ejército: no había tropas rumanas débiles en los flancos y los ataques soviéticos fueron aplastados por las bien preparadas defensas enemigas. A pesar del fracaso, Marte había inmovilizado a las divisiones alemanas que iban a ser enviadas a Stalingrado.

El mariscal de campo Friedrich Paulus, el general Arthur Schmidt y Wilhelm Adam, ayudante del comandante del 6º Ejército.

El mariscal de campo Friedrich Paulus, el general Arthur Schmidt y Wilhelm Adam, ayudante del comandante del 6º Ejército.Georgy Lipskerov/МАММ/МDF/russiainphoto.ru

Hitler ordenó a Paulus que mantuviera sus posiciones. Esperaba que la Luftwaffe abasteciera con éxito a las divisiones cercadas a través de un “puente aéreo”, como ya había ocurrido a principios de ese año en Demiansk. Al mismo tiempo, el 12 de diciembre, en el marco de la Operación Tormenta de Invierno, las tropas del Grupo de Ejércitos “Don” del General Mariscal de Campo Erich von Manstein fueron a romper el anillo del cerco. Al golpear donde el mando soviético no lo esperaba en absoluto, los alemanes lograron el efecto sorpresa.

“Las unidades estaban hambrientas de noticias tranquilizadoras”, recordaba Joachim Wieder, oficial de inteligencia del 6º Ejército: «El avance aguantaba con sus últimas fuerzas, esperando que ahora, el día de Navidad, Hitler cumpliera su promesa y les sacara de apuros. La frase «¡Viene Manstein!» todavía estaba en boca de todos…» Estas esperanzas no se cumplieron: la tenaz resistencia de las tropas soviéticas y los refuerzos llegados en forma del fresco 2º Ejército de la Guardia del teniente general Rodión Malinovski detuvieron al enemigo a 48 km de la ciudad. Paulus nunca se atrevió a abrirse paso entre las fuerzas de Manstein.

El Ejército Rojo durante la operación Pequeño Saturno.

El Ejército Rojo durante la operación Pequeño Saturno.Dominio público

Al mismo tiempo, al noroeste de Stalingrado, en la región de la gran curva del río Don, dentro de los límites de la operación Pequeño Saturno, los ejércitos soviéticos aplastaron 10 divisiones italianas y rumanas y rompieron el frente enemigo a 340 km de profundidad. Cuando el peligro ya se cernía sobre la retaguardia del propio Grupo de Ejércitos Don, Manstein emprendió la retirada.

Soldados soviéticos celebran su victoria en Stalingrado.

Soldados soviéticos celebran su victoria en Stalingrado.Georgy Zelma/Sputnik

El fiasco que sufrió uno de los mejores ejércitos de la Wehrmacht obligó a Adolf Hitler a ordenar la retirada de sus tropas del Cáucaso y a despedirse del sueño de sus ricos yacimientos de petróleo. El mando del Ejército Rojo planeó comenzar el nuevo año de 1943 con una serie de operaciones ofensivas a gran escala a lo largo de todo el frente soviético-alemán. La Unión Soviética estaba tomando, de forma lenta pero segura, la iniciativa estratégica de la guerra.

LEE MÁS: La batalla de la Segunda Guerra Mundial que se convirtió en un ‘ensayo’ de Stalingrado

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Lee más

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: