El negocio de los supermercados tuvo su mayor impulso en los años de 1960 y 1970. El colmado “Elah”, ubicado en la calle El Conde, anunció en julio de 1960 que se trasladaría a la avenida Independencia esquina Socorro Sánchez. Con la mudanza se incorporó a la moda del autoservicio.

Comercial del desaparecido “Fiesta”

Década del 1960 al 70, auge de los supermercados. En diciembre de 1961 abrió con parqueo propio, “un gran surtido de Navidad” y unos precios “escandalosos”.
En esa esquina funcionó el supermercado “Fiesta”.

En 1967 existía el supermercado “Bella Vista”, en la avenida Tiradentes esquina Rafael Augusto Sánchez, Naco, y el “Marques”, de Secundino y José Sánchez, en la Arzobispo Nouel esquina José Reyes.

El auto servicio “Asturias” se anunciaba en 1962 en la Doctor Delgado esquina César Nicolás Penson. El dueño era el valenciano Francisco Martínez. Todavía en los años 70 estaba en esa dirección, famoso por sus pescados y mariscos, pero más tarde se trasladó a la avenida 27 de Febrero casi esquina Winston Churchill, y era una novedad a la que el público no solo iba a comprar sino a disfrutar el rico menú de su restaurante.

Los niños se divertían subiendo y bajando las escaleras eléctricas y el ascensor. Concurrían clientes de sectores exclusivos del país.

Leer más: La historia de los supermercados en Santo Domingo

En 1969 se promovía el “Oliva”, en la José Contreras esquina Cayetano Rodríguez, de Ramón Armando Rivero, y el “Pueblo”, de Adelino Sánchez, en la Arístides Fiallo Cabral esquina Colón (Julio Ortega Frier). Afirmaba: “¡Estamos desbordados!”

Comercial del desaparecido “Fiesta”

En ese mismo año se hacía publicidad el “García”, en la Abraham Lincoln esquina calle 8, con tanda corrida.
Diez años después la familia Ramos compró y remodeló ese negocio, que abrió sus puertas como “Súper Pola”.
Para 1964 funcionaba el “Dominicano”, en la calle Cervantes esquina Casimiro de Moya. Pero en octubre de 1966 celebró gran inauguración en la calle Ramón Santana esquina avenida Máximo Gómez como “el supermercado más moderno y surtido del país”.

La reseña afirmaba que era “el primer y único supermercado dominicano alojado en un edificio diseñado y construido para ese fin”. Su propietario era José Manuel Bustos (Pepe). Hoy se encuentra en este domicilio uno de los supermercados “Nacional”, y el “Dominicano” que funcionaba en la avenida Sarasota fue adquirido por el supermercado “La Cadena” que cuenta también con locales en otros lugares de Santo Domingo.

El “Dominicano” siguió en la Cervantes, la Sarasota y la Correa y Cidrón, donde estuvo originalmente “El Orégano”, hasta pasados los 70. Ahí también funcionó como “La Cadena”.

La Casa Velázquez, con su eslogan de “donde lo mejor cuesta menos”, perduraba como supermercado en la Arzobispo Meriño esquina Luperón, Ciudad Colonial. “El poderoso de los especiales”. Así se anunciaba en 1975 el supermercado “Titán”, en la Gustavo Mejía Ricart esquina calle “E”.

El supermercado “Casa Pérez, C. por A.”, que proclamaba haberse fundado en 1927, también aparecía en la prensa de los años 70. Estuvo en la Palo Hincado con Arzobispo Nouel, fundado por Bernardo Pérez, su hermano José y su sobrino Francisco Pérez (Paco).

En 1975 aparecía “El Coloso”, “un nuevo concepto en supermercado”. Ubicado en la Lope de Vega esquina Gustavo Mejía Ricart, tuvo un triste final: un incendio lo destruyó en su totalidad el ocho de octubre de 1969. Las pérdidas se calcularon en medio millón de pesos, según crónica de Rafael Reyes Jerez, en El Nacional. Los propietarios eran Marcelino y José Estrada.

Cinco carros de bomberos no pudieron sofocar el fuego, que inició en la madrugada. “El Coloso” se había inaugurado el uno de octubre de 1967. Lo bendijo el padre Amancio Escapa. Fue construido por el ingeniero Jaime Maya.

Otros supermercados populares en los 70 eran “Moncho’s”, en la Caonabo esquina O, ensanche Quisqueya; “Amigo”, de Manuel Alonso, aún existente en la Gustavo Mejía Ricart. En una conferencia sobre “La emigración asturiana”, Manuel García Arévalo cita el supermercado “Balbuena”, de Juan Luis Corrales Madiedo.

Santiago no estuvo ajeno a este boom y se integró con los supermercados “Santiago”, fundado por Restituyo González, y el “Victoria”, de Víctor Martínez González, que luego pasó a su hijo Jerónimo Martínez. Estaba en la 16 de agosto 132.

De los citados, solo el “SM” encontró una fuerte oposición para su instalación.

ÁNGELA PEÑA

Tomado del periódico Hoy