En esta sección encontraras Artículos escrito  de hace mas de una década por expertos en temas internacionales. Su lectura nos edificara de manera clara y precisa de todo cuanto ocurre en el presente del mundo de hoy

Desde principios del siglo XX, los anglosajones consideran a la URSS, y posteriormente a Rusia, como su principal enemigo. Convencidos de que Moscú trataría de invadir toda Europa después de la derrota del III Reich, los anglosajones prolongaron la Segunda Guerra Mundial para debilitar a los soviéticos, bombardearon las ciudades alemanas para que el Ejército Rojo no pudiera obtener nada de ellas e incluso lanzaron dos bombas nucleares sobre la población japonesa para disuadir a Stalin de toda pretensión de obtener algún tipo de ventaja militar. En 1949, fundaron la OTAN y convirtieron la división de Europa en dos zonas de ocupación en una guerra fría que se mantuvo hasta la desaparición de la URSS.

Sin embargo, ante la inesperada recuperación de Rusia, los anglosajones regresan a su estrategia inicial. La continuidad de su política antirrusa está representada por el profesor Zbignew Brzezinski, consejero para la seguridad nacional del presidente demócrata James Carter. Brzezinski se pasó al Partido Republicano y regresó después al Partido Demócrata para lograr la elección de su alumno Barack Obama. Artífice, en los años 1970, de un apoyo incondicional al sha de Irán y de la organización de la guerra contra los soviéticos en Afganistán, Brzezinski aconseja hoy un acercamiento al régimen islámico iraní y la extensión de la guerra a Pakistán.

Moscú, que logró vencer el emirato islámico de Ichkeria (Chechenia) y detener la agresión georgiana en Osetia del Sur, cayó sin embargo en la trampa de Ucrania durante la guerra del gas. La estrategia de la nueva guerra fría no es muy diferente de la anterior. Carente de imaginación, la prensa atlantista aplica a la Rusia de hoy los mismos clichés que a la URSS del pasado, a pesar de que se trata de situaciones muy diferentes. Londres, antiguo refugio de los disidentes, acoge hoy en día a los oligarcas mafiosos fugitivos. El Pentágono despliega un supuesto escudo antimisiles, como hizo anteriormente con los cohetes Pershing II, mientras que la OTAN se amplía hacia el este y abre nuevas bases en el Gran Norte para cercar al enemigo de siempre, etc.

Leer también:

Artículos escrito  de hace mas de una década por expertos en temas internacionales. Su lectura nos edificara de manera clara y precisa de todo cuanto ocurre en el presente del mundo de hoy

NUEVA ARMA

GUERRA FRÍA DEL SIGLO XXI

 

El otro calentamiento global

por Altercom, Juan Gelman
El otro calentamiento globalCIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO) | 9 DE JUNIO DE 2007
El físico ha provocado –entre otras cosas– cambios de clima en todo el mundo, lluvias inesperadas, estaciones que se ponen del revés. El político amenaza con causar más derramamiento de sangre todavía y, se sabe, la sangre no es el mejor fertilizante de la tierra. El empecinamiento de la Casa Blanca en instalar su escudo antimisiles en países del Este europeo que alguna vez fueron zona de influencia soviética ha levantado palabras fuertes en la boca del presidente ruso Vladimir Putin: amenazó con rediseñar viejos y nuevos blancos en Europa occidental que podrían ser atacados con “misiles balísticos o tal vez mediante un sistema completamente nuevo”, si el presidente Bush insiste en instalar un radar en la República Checa y un interceptor de misiles en Polonia (AP, (…)

UNIÓN EUROPEA, EEUU Y LA OTAN QUIEREN MÁS GUERRA FRÍA

43ª CONFERENCIA DE MUNICH SOBRE LA SECURIDAD

Estonia: agencias de prensa influenciadas por la OTAN rescriben la actualidad

LA COOPÉRATION RUSIA-ESTADOS UNIDOS EN EL ESPACIO POSTSOVIÉTICO

 

INTERVENCIÓN DE VLADIMIR PUTIN EN LA CONFERENCIA DE MUNICH SOBRE LA POLÍTICA DE SEGURIDAD

 

Nuevas sanciones estadounidenses contra Rusia: primeras reacciones

 

EEUU SIGUE CON MANTENER LA GUERRA FRÍA

 

Cumbre de San Petersburgo: la presión mediática ha comenzado

por Vladímir Poutin

Rusia / Estados Unidos: dos visiones incompatibles del mundo 

 

«¡El gas, oh el gas! Calor para Rusia…y heladas para Occidente»

«El gas ruso, un arma para amenazar a Europa» 

 

«Las consecuencias del golpe ruso»

«El gas: el arma escogida»

«Imperialismo económico en Rusia»

«Nuevos actores y nuevos desafíos en una nueva guerra por el gas»

 

«El acuerdo sobre el gas de Ucrania: la solución menos adecuada»

«¿Dominará Rusia a Europa gracias al petróleo?»