Víctor Jara, a 90 años de su nacimiento

Víctor Jara entre las primeras victmas del pinochetazo en Chile 1973. Quisieron apagar su voz libertaria asesinandolo, ocurrio todo lo contracio. Su musica y su voz se agiganto esparciendose de pueblo en pueblo llevando el mensaje de lucha y resistencia contra los verdugos y negadoresde la libertad y el libre albeldrio de los pueblos que se enrumban por senderos de progreso y justicia social. 

Victor Jara

Hace 90 años en San Ignacio, Comuna de Bulnes, Región de Ñuble en la zona central de Chile, nace (el 28 de septiembre de 1932) uno de los cantautores más queridos de ese país y de Nuestra América, cuyas canciones y mensajes siguen conmoviendo al mundo.

Reconocido por su formación y contribución a la investigación folklórica, al teatro donde fue libretista y actor. Es Víctor Jara, autor y cantor de “Te recuerdo Amanda”, “Plegaria a un labrador”, “El derecho de vivir en paz”, “Si quieres conocer a Martí y a Fidel, a Cuba, a Cuba iré” que son algunas de esas canciones que en todos los tiempos nos acercan a la obra de este gran creador e intérprete de la canción popular y del género de protesta, que estuvo muy hermanado con todos los pueblos del mundo, tocando la música de Chile, del altiplano, de la cordillera, de la pampa, de las costas Pacífico, del Caribe y del Atlántico con un mensaje humanístico al mundo. Sus canciones son en realidad poemas del alma, que estallaron en su voz, gracias a su creatividad y a la versatilidad frente a la guitarra y de su talento teatral, que forjó muchos talentos en la Universidad Técnica del Estado. Ya está en curso hasta el 2 de octubre el Festival Arte y Memoria en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara que reunirá a más de 50 artistas que honrarán a Víctor Jara en Chile. Acá en Caracas, en la Casa de Nuestra América José Martí, el día de su cumpleaños, en la mañana, también le rendiremos un Homenaje al gran cantautor, hijo de Nuestra América.

Desde pequeños se le vio en los campos chilenos labrando la tierra, junto a sus padres, Manuel Jara y Amanda Martínez. Cumplió con el Servicio Militar Obligatorio, realizó estudios en el Seminario Congregación del Santísimo Redentor en donde conoció los cantos gregorianos, hizo estudios de Contabilidad, fue Militante del Partido Comunista de Chile. Tuvo participación en el Coro de la Universidad Nacional de Chile que interpretaron a Carmina Burana, se acercó a la obra de Violeta Parra, de quien afirmó que «Su presencia es como una estrella que jamás se apagará. Violeta, que desgraciadamente no vive para ver este fruto de su trabajo, nos marcó el camino; nosotros no hacemos más que continuarlo y darle, claro, la vivencia del proceso actual». Tuvo participación activa con el grupo Quilapayún. Cantó en el Concierto en Helsinki en contra de la Guerra de Vietnam en 1969. A finales de los años 50, Víctor se une a la bailarina inglesa Joan Turner, de esa unión nació su hija, que llevaría el nombre de su madre, Amanda. Víctor Jara Acompañó a Salvador Allende en el Gobierno de la Unidad Popular y fue asesinado por la Junta Militar que cercenó el proceso democrático socialista que iniciara el Presidente Mártir. Víctor Jara fue, como muchos chilenos, torturado y asesinado por las huestes fascistas y criminales de Augusto Pinochet. En su cadáver fueron reconocidos en su rostro, cabeza, tórax, brazos y piernas los destrozos causados por culatazos y las perforaciones de 41 balazos que le propinaron los militares al servicio de Pinochet. Su deceso se produjo el 16 de septiembre de 1973.

Posterior a su muerte Víctor Jara fue objeto de muchos reconocimientos por su talento, obra y martirio, entre ellos, la asignación de su nombre a un asteroide descubierto por el astrofísico soviético Nikolai Stepanovich Chernykin el 22 de septiembre de 1973. Su nombre fue incluido en la lista de la revista Rolling Stone, del 3 de junio de 2013, como uno de los “15 rebeldes del rock & roll”; pescadores de Dinamarca dedicaron a una de sus goletas el nombre de Víctor Jara, que en los últimos tiempos participa en eventos sociales y culturales y se exhibe en el museo del puerto de Lübeck (Alemania). En varias ciudades del mundo modificaron la nomenclatura de algunas de sus calles, rebautizándolas con el nombre de Víctor Jara; entre ellas, en Santiago de Chile en 2021 se le cambió el nombre a de la Avenida Ecuador por la del cantautor; también las Islas Canarias. A la memoria de Víctor, la agrupación británica Simple Minds dedicó su canción «Street Fighting Years». Pero el mayor reconocimiento a Víctor Jara es el cariño que le profesa el pueblo latinoamericano y caribeño, y del mundo que le recuerdan por su talento, su creatividad, su obra musical y teatral, su humildad, su cercanía a los pobres, su solidaridad. Recordamos con especial cariño sus canciones:

Plegaria a un labrador:

Levántate y mira la montaña
De donde viene el viento, el sol y el agua
Tú que manejas el curso de los ríos
Tú que sembraste el vuelo de tu alma

Levántate y mírate las manos
Para crecer, estréchala a tu hermano
Juntos iremos unidos en la sangre
Hoy es el tiempo que puede ser mañana

Líbranos de aquel que nos domina
En la miseria
Tráenos tu reino de justicia
E igualdad
Sopla como el viento la flor de la quebrada
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil

Hágase por fin la voluntad aquí en la tierra
Danos tu fuerza y tu valor al combatir
Sopla como el viento la flor de la quebrada
Limpia como el fuego el cañón de mi fusil

Levántate y mírate las manos
Para crecer, estréchala a tu hermano
Juntos iremos unidos en la sangre
Ahora y en la hora de nuestra muerte
Amén
Amén
Amén

Te recuerdo Amanda:

Te recuerdo Amanda
La calle mojada
Corriendo a la fábrica
Donde trabajaba Manuel

La sonrisa ancha
La lluvia en el pelo
No importaba nada
Ibas a encontrarte con él
Con él, con él, con él, con él, con él

Son cinco minutos
La vida es eterna en cinco minutos
Suena la sirena
De vuelta al trabajo
Y tu caminando
Lo iluminas todo
Los cinco minutos
Te hacen florecer

Te recuerdo Amanda
La calle mojada
Corriendo a la fábrica
Donde trabajaba Manuel

La sonrisa ancha
La lluvia en el pelo
No importaba nada
Ibas a encontrarte con él
Con él, con él, con él, con él, con él

Que partió a la sierra
Que nunca hizo daño
Que partió a la sierra
Y en cinco minutos quedó destrozado
Suena la sirena
De vuelta al trabajo
Muchos no volvieron
Tampoco Manuel

Te recuerdo Amanda
La calle mojada
Corriendo a la fábrica
Donde trabajaba Manuel

Wolfgang R. Vicent Vielma. Licenciado en Geografía, Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí, Profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Bolivariana.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuentes: Rebelión

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: