El evento vivido en la capital el viernes pasado es un llamamiento a todos los sectores implicados para que se mejore la planificación urbana

El evento vivido en la capital el viernes pasado es un llamamiento a todos los sectores implicados para que se mejore la planificación urbana y se establezca una infraestructura moderna en Santo Domingo, a la luz de las necesidades que tiene una ciudad como la que aspiramos a tener todos, de primer nivel.

No es un secreto que las construcciones se han disparado, muchas de ellas sin el soporte de infraestructura necesario para garantizar la seguridad ciudadana y los servicios básicos.

La tempestad del viernes, 4 de noviembre, probó ese punto, al verse cómo parqueos soterrados enteros y primeros pisos de edificaciones quedaron inundados en sectores supuestamente exclusivos, como Piantini, Naco y Arroyo Hondo.

Si esa es la situación en los llamados lugares VIP, podemos imaginarnos el panorama en muchos otros puntos capitalinos, donde las quebradas sin canalización y la ausencia total de un sistema para el manejo de las escorrentías es la orden del día.

No es hora de echar culpas o jugar a la política con este tema, lo que corresponde es ocuparse y hacer bien las cosas.

Por Domingo.com/la Revista

Tiene por propósito poner a disposición de nuestros amigos lectores temas e informaciones de carácter social, económico, político, entre otras variedades que le permitan tener informaciones veraces y oportunas para su formación e información. Por igual, nos proponemos empoderar a nuestros amigos lectores de conocimientos de prácticas de salud para una vida placentera y productiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: