Daniel Toribio

Lo que no se habían percatado Hipólito Mejía y Daniel Toribio

Cuando en el 1993 recorríamos el país para cubrir la precampaña de Juan Bosch, quien iría en el 1994 a su última contienda electoral, llevábamos en el vehículo una vieja máquina Olivetti y suficiente papel timbrado y en blanco, la llamada ocho y media por once, que en las redacciones de los...

Seguir leyendo...
A %d blogueros les gusta esto: